evaluaciones

Los profesores recelan de las evaluaciones

En la propuesta para alcanzar un pacto educativo se contempla la redacción de un estatuto que fije la carrera profesional de los docentes de la enseñanza pública (también aparece en el documento presentado por el PP). El estatuto, cuya negociación está atascada desde la anterior legislatura, vendría a dar a los profesores dos vías de ascenso: la clásica, por antigüedad, y otra, a través de los méritos, para progresar más rápido. Pero esos méritos deberían acreditarse, por ejemplo, con evaluaciones, y los profesores españoles recelan profundamente de que esa valoración repercuta sobre sus condiciones laborales. Así, aunque la gran mayoría de los docentes de primaria y secundaria (el 74,5%) cree que evaluar su trabajo debe ser una obligación para ellos, sólo un tercio (33,8%) cree que esa evaluación debe repercutir en sus condiciones laborales, según la encuesta La formación y el desarrollo profesional de los docentes, hecha a 1.059 profesores madrileños por el Instituto IDEA para la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM).