fallan

Federer, Djokovic y Murray no fallan

El suizo Roger Federer se medirá al francés Jo-Wilfried Tsonga en los cuartos de final de Wimbledon tras imponerse a Mikhail Youzhny por 6-7, 6-3, 6-3 y 6-3. El ruso solo ha sido rival para el de Basilea en la primera de las mangas. Federer se ha llevado un encuentro en el que ha ido claramente de menos a más, recuperando sus mejores sensaciones tras perder en la muerte súbita el primer set, el primero que cede en el torneo.

Federer y Djokovic no fallan

Parece que los años no pasan para Federer, pero sí lo hacen para Nalbandian. Los dos tenistas, que protagonizaron varios duelos extremadamente reñidos entre 2003 y 2008, han vuelto a encontrarse, por primera vez en Wimbledon, después de tres años sin verse. No hubo historia. El suizo, la tercera raqueta del circuito, pasó por encima del argentino (número 23 del mundo) en menos de dos horas (6-4, 6-2 y 6-4) y ha apuntado su nombre en el cuadro de los octavos de final del grande inglés. Antes de él lo hizo Nadal, ganador contra Muller, y después, Djokovic, que derrotó al chipriota Baghdatis en cuatro sets (6-4, 4-6, 6-3 y 6-4). Los tres favoritos ya están en la segunda semana. No estará allí Robin Soderling, número cinco, que perdió contra el australiano Bernard Tomic, de 18 años (1-6, 4-5 y 5-7).

Los que nunca fallan en la final

Hablaba ayer con un seguidor acérrimo del Manchester United residente en Barcelona desde hace muchos años y padre de una preciosa niña catalana que se sorprendía de que casi 90.000 seguidores del Barça quisieran ir a Wembley cuando el equipo de Guardiola juega casi en solitario los partidos de Liga fuera de su campo. Algo impensable para un británico. Pero el Barça no es un caso aislado. En España las aficiones son tan estupendas que tan sólo se mueven en las finales o viajan a esas plazas que saben que son cómodas y con buen repertorio gastronómico. En este sentido, el desplazamiento del Barça a Donostia es todo un clásico.

Bayern, Schalke y Werder Bremen no fallan

El Schalke 04, el Werder Bremen, el Bayern Múnich y el Hoffenheim cumplieron con la condición de favoritos, no dieron pie a la sorpresa y se clasificaron para los cuartos de final de la Copa de Alemania.