gafe

La edad de 27 años no es gafe para los músicos

Músicos como Amy Winehouse, Jim Morrison y Janis Joplin murieron a los 27 años, una coincidencia que ahora un estudio estadístico se encarga de poner en perspectiva, al calificar de "mito" que esa edad sea "gafe" como se creía. Mientras que la fama puede aumentar el riesgo de muerte de los músicos en plena juventud, probablemente debido a una vida de excesos, ese riesgo no se limita a los 27 años, afirman los autores del estudio, publicado hoy en la edición navideña del British Medical Journal. Los investigadores, dirigidos por Adrian Barnett de la Universidad de Tecnología de Queensland, en A...

Un penalti para acabar con el gafe

Ramos vivía angustiado por no marcar

"Parece que estoy gafado. No sé por qué antes sí me entraban y ahora, por lo que sea, se me resisten los goles". Ocurrió hace dos semanas. El Madrid acababa de imponerse al Atlético en el derbi (2-0), pero Ramos todavía se lamentaba por su mala suerte. El central tuvo el tercer tanto del Madrid en un remate de cabeza, tras un buen pase de Xabi Alonso, pero el balón se le marchó desviado. "No sé cómo pude fallar. Hice bien el movimiento de remate pero creo que el balón de Xabi, que era un gran centro, me llegó con demasiado efecto. ¡Otra que se me ha ido fuera", apuntó con incredulidad Ramos.

Adiós al gafe

Los goles de Granero y Benzema por partida doble, uno de ellos tras un pase magistral de tacón de Guti, permitieron a un muy buen Real Madrid acabar con su nefasta racha en Riazor (1-3) y seguir a cinco puntos del Barcelona.  Leer

El gafe del Camp Nou

Son las nuevas estrellas blancas, los niños de Florentino Pérez, las caras de su segunda era galáctica. Benzema, Kaká y Cristiano Ronaldo, 184 millones de euros entre los tres, llegaron al Real Madrid el pasado verano fruto del triplete del Barça, llamados a derrumbar el dominio blaugrana con espectáculo y muchos goles. En su primer clásico, llegan el domingo a Barcelona con un gafe del pasado: ninguno de ellos conoce la victoria en el Camp Nou, ni la experiencia de haber marcado allí un gol.