gasoducto

Primer paso para la construcción del gasoducto europeo Nabucco

Los jefes de Gobierno de Turquía, Austria, Hungría, Rumanía y Bulgaria firmaron hoy en Ankara el acuerdo intergubernamental que dará vida al gasoducto Nabucco, considerado vital para la seguridad energética de la Unión Europea.
    El acuerdo prevé que las obras comiencen en 2010 y concluyan en 2014, y el gasoducto permitirá transportar hasta 31.000 millones de metros cúbicos anuales desde la región del mar Caspio hasta Europa evitando el territorio ruso.
    El gasoducto recorrerá 3.300 kilómetros desde la ciudad turca de Erzurum (donde conectará con otras tuberías procedentes de los países proveedores) hasta Austria y su construcción está valorada en 8.000 millones de euros.
    Representantes de la Unión Europea, EEUU, Alemania, Azerbaiyán, Georgia, Egipto, Siria, del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y del Banco Europeo de Inversiones (BEI) asistieron a la firma del acuerdo.
    "Nabucco ofrecerá seguridad energética a Turquía, al sudeste de Europa y a Europa Central. Por tanto, Nabucco es verdaderamente un proyecto europeo", aseguró el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.
    "Este acuerdo puede abrir la puerta a una nueva era en las relaciones entre la UE y Turquía. Las tuberías pueden estar hechas de acero, pero Nabucco puede también ser un cemento que una a nuestros pueblos", añadió.
    El primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, explicó que su país puede contribuir con 15.000 millones de metros cúbicos anuales.
    El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, indicó que las ofertas de los Gobiernos de Turkmenistán, Azerbaiyán e Irak -que se barajan como posibles suministradores de gas- han sido "alentadoras" ya que el principal problema de Nabucco, según los expertos, es conseguir suministros.
    Erdogan criticó a aquellos que consideraban Nabucco como solo un sueño y manifestó su convicción de que el gasoducto europeo "será una historia de éxito".
    También se refirió a las declaraciones de ayer del Gobierno iraní en las que se ofrece a contribuir al proyecto, a pesar de que ningún representante de Teherán asistió a la ceremonia de hoy en Ankara.
    "Cuando las condiciones sean apropiadas, esperamos que el gas iraní también sea exportado a Europa a través de Nabucco. Creemos que, algún día, también será posible suministrar gas ruso a los mercados europeos a través de Nabucco", afirmó.
    Erdogan añadió que, construyendo una terminal de gas licuado en Turquía, se podría también contar con el gas de Qatar para el proyecto Nabucco.
    El primer ministro turco subrayó que la adhesión de Turquía a la UE es "una necesidad" desde el punto de vista de la seguridad energética de los Veintisiete.
    Por su parte, el presidente georgiano, Mijail Saakashvili, y los primeros ministros de Austria, Bulgaria y Hungría, pidieron que la energía no sea usada como herramienta de presión política.
    "Este proyecto es la señal de que estamos manejando la crisis con cooperación e integración", dijo el primer ministro húngaro, Gordon Bajnai.
    Bajnai añadió que a Nabucco "aún le queda un largo camino por recorrer" y pidió la creación de un comité de alto nivel para seguir de cerca el desarrollo del proyecto.
    Todos los participantes en la ceremonia de hoy invitaron a Rusia a sumarse al proyecto y el primer ministro búlgaro, Serguéi Stanishev, pidió "pragmatismo" y "comunicación" respecto a Moscú.
    Sin embargo, el presidente georgiano acusó a Rusia de utilizar el tema energético para gobernar sobre los territorios de la antigua Unión Soviética a base de intentar dividir a los países.


Read Full Article