genet

Cuando Genet se prostituía en el Raval

El balcón, de Jean Genet, se desarrolla en un burdel de lujo, donde los tipos más vulgares van a materializar sus fantasías más secretas: ser un juez, ser un general o ser un obispo. Ermitaños que se introducen en las cáscaras vacías de los personajes que quieren ser, las usurpan y viven dentro. En 1974, cuando Ángel Facio quiso llevar la obra a las tablas, era políticamente incorrecta, y «muy cara», le espetaban. Un hombre y su sueño. Ángel Facio y El balcón. En 1974 «no estaba el horno para bollos, ni los rabanitos para sutilidades». Resultaba, pues, no políticamente adecuado escenificar la...