grandotes

"Contra dos grandotes, un pequeñajo"

El delantero canario David Silva habló más sobre el césped que fuera de él. Puesto frente a los fornidos defensas escoceses, Caldwell (1,80 metros) y Berra (1,86), dos mocetones de anchas espaldas, el jugador del Manchester City remató cuatro veces y logró dos goles sin que importaran para nada sus 1,70 metros pelados. Puesto frente a los periodistas, que le preguntaron por cómo se siente jugando como titular con España, recordándole que había dicho recientemente que se veía "como un actor secundario" con La Roja, habló muy poco.