imprevisible

Djokovic sobrevive al imprevisible Dolgopolov

Novak Djokovic sigue sumando victorias a su nómina y avanzando en el cuadro del US Open 2011, donde ya está en cuartos de final tras doblegar en tres mangas a Aleksandr Dolgopolov en un partido intenso en el que el serbio sufrió a pesar del resultado. El próximo escollo para el número 1 será su compatriota y amigo Janko Tipsarevic. Leer


Un árbitro alemán imprevisible

Wolfgang Stark es árbitro mundialista. Se supone que de garantías. A los 30 años empezó a dirigir encuentros a nivel internacional. El alemán cumplirá el próximo mes de noviembre 42 años. Es considerado en la FIFA como un buen árbitro, pero no tiene gran prestigio en Alemania, donde lo consideran un colegiado simplemente bueno. Viendo sus actuaciones se puede decir que es introvertido y desconcertante en sus decisiones, ya que no tiene un estilo definido. Le veo demasiado exigente y disciplinado con las entradas y choques dentro de las áreas. Vendrá aconsejado para este Madrid-Barça, pero la jugada de Gourcuff en Lyon todavía está en el ambiente. Atará el partido los primeros 15 minutos sancionando todo. Luego, irá dejando, poco a poco, jugar más. Es impreciso en las tánganas y, sobre todo, basa su arbitraje más en la colocación que en su condición física. Ojo, por cierto, con las protestas en masa de los jugadores, porque a este árbitro se le puede ir la mano.

«Habrá alta participación y voto imprevisible en las elecciones»

- Astrólogos poderosos se ocuparon en cortes, gobiernos, papados e imperios; hoy invaden la TDT. -Los programas informáticos facilitan el conocimiento de las cartas astrales de modo que ya no hace falta mirar al cielo ni complejos cálculos. Hoy la gente se descarga las cartas de internet, todo es mucho más popular. Pero hace falta conocer cómo se interpreta todo eso, y ahí es donde entramos nosotros. -¿Y qué busca tanta gente en los astros? -La mayoría, el porqué de su vida. La carta astral es saber dónde estaban los planetas en el instante en que naciste, y eso te da tu mapa del cielo. Y al ...