instalada

Instalada

Después de mucho buscar encontré mi nueva casa. Llevo ya viviendo alli una semana y la verdad es que aún no termino de acostumbrarme. Supongo que poco a poco la sentiré más mia pero echo de menos la vieja en la que viví tantos y tantos momentos inolvidables. Finalmente no he tenido que abandonar el centro y vivo más cerca que antes de muchos de mis amigos por lo que estaré un poco más arropada cuando sea necesario. Además ahora para ir a trabajar tengo que dar un paseo, algo que tampoco me viene mal porque si no no ando nada.

Solucionado el problema de la casa he podido centrarme en otras cuestiones, como el hecho de que mi mejor amiga se casa en 10 días y yo seguía sin zapatos para el fantástico vestido que me compre. Pues bien, ya tengo zapatos y son preciosos, como de actriz en la alfombra roja. Sólo hay un problema, creo que voy a ser incapaz de andar con ellos. Tienen un taconazo imponente y plataforma por delante, creo que sin duda voy a ser la más alta de la boda.

Y el sábado llegaré a Madrid. Tantos meses después y con tantas cosas diferentes. No sé si mi vida es ahora mejor o peor, lo que sí que tengo claro es que es más mía que nunca y eso, como dice cierto anuncio, no tiene precio.