juegan

Iniesta y Cesc se juegan la plaza

La recuperación de Andrés Iniesta pondrá en un brete a Tito Vilanova, ya que tendrá que hacerle un hueco al centrocampista en un momento en el que el equipo está ganando todos sus partidos. El manchego parece indiscutible de cara al Clásico, pero la incógnita está en quién será el sacrificado ante el Real Madrid. Leer


Se juegan la pasta y la vida

El Villarreal se juega demasiado. A pesar del enésimo fiasco de la temporada, los de Lotina mantienen la distancia de cuatro puntos sobre el descenso. Una minimización de daños que para nada esconde las urgencias de un submarino que no puede volver a fallar si no quiere evitar que aumente el nerviosismo. Leer


Los «nueves» juegan de diez

Es idolatrado. Venerado. Hace un año era silbado en el Bernabéu. Hoy es un dios galo. Cuando Benzema se quedó tirado en el suelo, dio miedo. Se cogió el tobillo derecho. Su compañero Higuaín pidió el cambio inmediatamente. Karim había marcado su segundo tanto, el 4-1, y no podía continuar. La afición respiró al verle levantarse. Sufrió un golpe en la tibia. Se marchó por precaución. Es duda para «la final» de La Rosaleda. Gonzalo le deseó que no fuera nada importante. Quiere vivir con él los éxitos. Los dos delanteros compartieron titularidad y esa compatibilidad es sinónimo de goles. El franc...

Juegan cuatro, corren todos

Un equipo solidario, generoso en el esfuerzo y comprometido; un Atlético desconocido. Con Manzano advertido de despido, los cuatro hombres ofensivos dieron un paso al frente, líderes del juego, estocadas para un Rennes ramplón y plagado de suplentes porque no tenía nada que decir en la competición. Fueron, al fin y ante el bramido de la hinchada y el reconcomio de la directiva, en lo que era una deficiencia sin subsanar, cuatro estrellas y un equipo.