kazan

Guardiola no da con la tecla en Kazan

Pep Guardiola va a tener pesadillas con el Rubin Kazan. A la tercera tampoco fue la vencida para el Barça ante los rusos, que consiguieron arañar un empate. Noboa hizo el 1-0 de penalti y Villa, también desde los once metros, logró la igualada definitiva.  Leer

El Rubin Kazan gana en la liga rusa y espera al Barça

Internacional

El Rubín Kazán ha conservado el liderato de la liga rusa al aplastar al Krylia Sovétov (4-1) con dos goles del delantero Bujárov y ahora tendrá cuatro días de descanso para preparar el partido de Liga de Campeones frente al Barcelona.

Con esta victoria el Rubín se mantiene en todo lo alto de la clasificación liguera con cuatro puntos de ventaja sobre el Spartak Moscú, que tiene un partido menos, a falta de cuatro jornadas para el fin del campeonato. Los futbolistas rusos tienen ahora cuatro días para descansar y preparar el partido que les enfrentará el miércoles en su estadio frente al todopoderoso Barcelona, al que derrotaron sorprendentemente hace diez días en el Nou Camp (1-2). Precisamente, la fatiga acumulada por tener que jugar dos partidos oficiales a la semana afectó en las últimas semanas al rendimiento en la liga rusa de algunos jugadores del Rubín, equipo que debuta en la Liga de Campeones.

1-2: El Barça pierde contra el Rubin Kazan en el Camp Nou por la Champions League

Home

El Rubin Kazan ha sorprendido al Barça en el Camp Nou y se ha impuesto por 1-2, de forma imprevista. Los sondeos previos en los alrededores de Les Corts presagiaban goleada y espectáculo, pero el conjunto ruso se ha adelantado a los 2 minutos con un soberbio disparo lejano de Ryazantsev y los de Guardiola han tenido que ir a remolque durante todo el partido.

A los de Pep les ha costado quitarse de encima el espasmo provocado por el golazo inicial. Tal vez demasiado tiempo, pues se sabe que en el fútbol actual y en competencias como la Champions, los partidos se definen en los pequeños detalles. En esta ocasión el detalle ha surgido demasiado pronto y en forma de zurriagazo, pero a favor estaba que había mucho partido por delante.

Guardiola ha elegido hacer descansar a Puyol y no faltará quien diga que en esa decisión han radicado los errores defensivos. Pero lo cierto es que el planteo del Rubin, equipo al que paradójicamente en su país se le destaca por el poderío de su defensa, ha sido inteligente. No han rifado el partido e incluso tampoco se han matado en el campo corriendo detrás de la pelota. Han esperado atrás, han entregado la inciativa por completo al Barça y han esperado momentos puntuales, como alguna subida de Dani Alves, para lanzar tarascadas a ver si sonaba la flauta.

Ya venía el Rubin a Barcelona decidido a resistir. Y el gol en el inicio le ha reafirmado en sus planes. El Barça, en partidos así, debe chutar más a puerta desde media y lejana distancia, porque tiradores tiene y muy buenos. Pero el equipo elegía sistemáticamente llegar por el centro y al repetirse en varias maniobras de este tipo ha acabado siendo demasiado previsible. Ibrahimovic tiene una clase enorme, pero en una defensa tan nutrida como la del Rubin, se le complica encontrar los espacios y por ende asociarse con sus compañeros de ataque.

Leo Messi y Pedro no han tenido tampoco una buena noche e Iniesta no ha podido brillar como acostumbra. De todos modos el Barça ha podido empatar el partido. En el inicio del segundo tiempo Ibrahimovic ha hecho delirar al estadio con un golazo de esos que hay que grabar en el vídeo, cd, blu-ray o lo que venga. Maravilloso control orientado con el pecho tras un perfecto pase de Xavi a media altura y remate cruzado potentísimo para batir al meta Ryzhikov, una de las grandes figuras de su equipo, en el que han brillado con luz propia 'Chori' Domínguez, Ryazantsev, Salukvadze y Karadeniz.

Precisamente Karadeniz ha sido quien ha marcado el segundo tanto ruso, culminando con un gran remate un contragolpe velocísimo diseñado y ejecutado por Alejandro 'Chori' Domínguez. Víctor Valdés no ha tenido suerte. El meta del Barça ha tenido poco trabajo y en las dos maniobras de los goles apenas ha podido hacer algo. Es lo que suele pasarle a los porteros de los grandes equipos. Les atacan poco y deben responder en escasas oportunidades, pero el de L'Hospitalet, aunque lo ha intentado, no se ha podido bastar para cercenar las únicas dos claras oportunidades de gol que se ha fabricado el equipo ruso.

En la recta final el Barça ha sitiado el área del Rubin Kazan y a punto ha estado de tirar abajo el muro. Ibrahimovic ha dejado tiritando el travesaño con un remate espectacular y Touré ha estrellado en el poste un cabezazo a bocajarro tras un corner. Ha merecido mejor suerte el Barça, aún sin jugar como nos tiene acostumbrados, incluso el triunfo, porque se ha brindado por ello, pero no ha estado afortunado de tres cuartos de campo hacia adelante y por eso sobreviene la primera derrota de la temporada. Desde Rusia y sin amor. Dolorosa, preocupante, porque siempre que un equipo pierde eso le preocupa, pero nada como para que ahora se enciendan las alarmas.