obando

La conversión del cardenal Obando y Bravo

Una llamada telefónica del Vaticano apartó del poder de la Iglesia Católica al cardenal de Nicaragua Miguel Obando y Bravo. El 1 de abril de 2005 a las 3.30, el cardenal Giovanni Battista le anunciaba, desde Roma, que un agonizante Juan Pablo II había aceptado su renuncia como jefe de la Archidiócesis de Managua, la principal del país centroamericano. Obando, como estipula el Código de Derecho Canónico, había puesto a orden del Pontífice su renuncia, pero el anuncio de que éste la aceptaba era un duro golpe para el hasta entonces hombre fuerte del catolicismo nicaragüense.