obsesión
Opinión

El PP y su obsesión por Venezuela

Hace unos días me enteraba de que el Ayuntamiento de Madrid había llevado a cabo una votación acerca de temas relacionados con Venezuela. Mi reacción fue preguntarme a cuento de qué el consistorio de una ciudad española votaba sobre asuntos de política exterior en lugar de dedicar sus sesiones plenarias a discutir sobre los problemas de los vecinos, por lo que decidí entrar en la página web del Ayuntamiento de Madrid y consultar el Orden del día del pleno del día 22 de julio. Ahí pude leer lo siguiente:

La obsesión de Florentino por los entrenadores extranjeros

El presidente del Real Madrid no acierta con los entrenadores foráneos, pero insiste con ellos, y no tiene en cuenta a ninguno español

Se sabe cuál es la primera condición para ser presidente del Real Madrid: tener una antigüedad de socio de veinte años y un patrimonio de 80 millones de euros. En los nuevos Estatutos del club, Florentino Pérez se libra de competencia "para evitar que venga un tercero a avalar a otro tío y se quede con el club". Sin embargo, en esos Estatutos no se dice ni palabra acerca de las condiciones que uno necesita para ser entrenador del Madrid. Se supone, claro está, que ha de ser un hombre mayor de 18 años, mejor canoso, en posesión de sus facultades físicas y mentales y, por supuesto, extranjero. A partir de ahí, no importa su capacidad para meterse en líos, ni su vanidad, ni que no conozca una sola estación de Metro de Madrid. En realidad, lo que realmente importa es que sea extranjero, esa es una condición que hipnotiza a Florentino. Al menos en los últimos cinco años, el presidente no ha encontrado a ningún entrenador español valido para el Madrid. ¿No les parece extraño en el país de los campeones del mundo? ¿No existen?

Ronaldo: Lucho para ser Pichichi, pero sin obsesión

El jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo reconoció la solidaridad de sus compañeros en su afán por conseguir el trofeo de máximo goleador de la Liga BBVA y aseguró que gracias a ellos les resulta más sencillo alcanzar este objetivo. Leer


Koke: «No es una obsesión, pero ya toca acabar con la mala racha»

Vallecano de pura cepa, rojiblanco de nacimiento, Koke (Madrid, 8-1-92) solo tuvo una meta desde pequeño: jugar en el Atlético. Empezó a los seis años, en los «pre-benjamines». Hoy es jugador de la primera plantilla. Y ataca su primer derbi. -Usted sí que ha cumplido un sueño. Su familia es del Atlético y Koke, un canterano en el primer equipo. -En mi casa he vivido los colores rojiblancos desde que nací y mi ilusión desde niño era ser futbolista del Atlético. Mi objetivo ahora es asentarme como jugador del equipo durante muchos años. Soy un canterano y mis referentes fueron Fernando Torres, D...

"Tengo una obsesión con el suicidio"

Elaine, madre del joven Mark Dybrough, que se suicidó en 2005 a los 32 años, abrió el diario británico The Sunday Mercury el 5 de mayo de 2008 y, ojeando sus noticias, se encontró con un nombre familiar: Li Dao. Era el nombre de la enfermera norteamericana que había entrado en supuesto pacto de Internet con su hijo para suicidarse. Titulaba el diario: "Un monstruo de Internet se hace amigo de los débiles para poder verles morir online". Escribía la periodista Fionnuala Bourke sobre la experiencia de Sarah Dove [el nombre es un pseudónimo], una ex adicta a la heroína de 35 años a la que William Melchert-Dinkel había intentado incitar al suicidio: "Para ganarse su confianza, Falcon Girl [otro de los nombres que usaba Li Dao] le dijo a Sarah que previamente había ayudado a un hombre de Birmingham de 32 años a matarse en 2005. Dijo que había visto al hombre morir con su cámara y le pidió a Sarah que se comprara una, para poder verla morir también".

Obsesión por el sistema

F.C.Barcelona

El orden táctico del Rubin Kazan es su gran virtud. Dos líneas de cuatro que se mueven con precisión milimétrica para tapar huecos, un media punta para crear y un delantero centro para rematar. Parece sencillo, un 4-4-2 clásico, muy defensivo, pero muchos son los equipos que buscan un equilibrio similar y no lo encuentran.

Kurban Berdyev, el técnico milagro, sí lo ha conseguido a base de una disciplina obsesiva que le permitió conquistar el campeonato ruso por primera vez en la historia con más solidez que brillo. Primó la fuerza del bloque hasta el punto de que el Rubin Kazan no colocó a ningún jugador en el once ideal de la Liga 2008, facilitado por el diario ruso Sport-Express y repleto de futbolistas de Zenit, Dinamo y CSKA. Tampoco apareció nadie entre los máximos goleadores, pues fue el equipo que mejor repartió los tantos. Y en la actual temporada es líder con los mismos argumentos. Es el colectivo por encima de las individualidades. Un equipo que nunca se descompone.

Por todos estos argumentos sorprendió que el Rubin Kazan comenzara su participación en la Champions League encajando un 3-1 en Kiev, sobre todo porque en el minuto 70 ganaba 0-1. Quizás pagó la novatada porque en el segundo partido frente al Inter (1-1) ya potenció su principal señal de identidad: organización defensiva, inteligencia táctica y fútbol directo para la fantasía del enganche argentino Alejandro Domínguez y el talento del polivalente turco Gokdeniz Karadeniz, habitual interior que seguramente jugará de '9' debido a la ausencia por lesión de Bukharov.

Con Ryzhikov en la portería, en la defensa se compenetran los centrales Navas, ex de Nàstic y Racing, y Sharonov. El lateral derecho se lo disputan Kaleshin y Salukvadze, mientras que la izquierda es del argentino Ansaldi, más defensivo de lo que le gustaría.

En la media, la ausencia por sanción del pivote Sibaya obliga a retrasar al ecuatoriano Noboa. Se pierde llegada, perono potencia. Junto a él, la técnica de Semak, en una segunda juventud. Y en las bandas, la brega de Kasaev y Ryazantsev