oir

No hay peor sordo que el que no quiere oír

De la mano de uno de sus principales asesores en política económica, el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, el presidente del Gobierno restó trascendencia al informe de Eurostat que certificaba que España era la única gran economía en recesión en la zona euro. Para Rodríguez Zapatero,  es igual salir de la crisis «un trimestre antes o después»;  lo trascendente es que «los derechos de los trabajadores no han sido afectados». Puede que el presidente no sea consciente de que España tiene más de cuatro millones de parados, y que todos ellos carecen del principal derecho social, el de tener un puesto de trabajo. Instalado en su burbuja, Zapatero dijo  que «estamos en puertas de salir de la crisis y que ha pasado lo peor». Es evidente que el presidente no está para disgustos y que prefiere ignorar las previsiones internacionales e, incluso, las del propio Gobierno. No hay peor sordo que el que no quiere oír. Y así nos va.