orleans

Los Saints hacen feliz a Nueva Orleans

Los Saints dieron la gran alegría a Nueva Orleans. Cinco años después del Katrina, el fútbol americano compensó la tragedia del huracán que arrasó la ciudad en 2005 de la mejor manera que podía hacerlo, con el triunfo en la Superbowl, la cumbre de su deporte nacional.

Muere Bobby Charles, esencia del sonido sureño de Nueva Orleans

De alguna manera, estaba destinado a no salir nunca en los créditos, pese a ser una de las almas de la fiesta y ganarse el respeto de todos. Así sucedió en el que seguramente ha sido uno de los acontecimientos más celebrados de la historia del rock estadounidense. En el Día de Acción de Gracias, Bobby Charles se había subido al escenario del legendario Winterland para unirse con los chicos de The Band y cantar Down South In New Orleans, pero Martin Scorsese, encargado de rodar aquel grandioso concierto de despedida, que reunió en una misma noche a Bob Dylan, Neil Young, Ringo Starr, Eric Clapton, Van Morrison, Muddy Waters o Joni Mitchell, entre otras figuras de primer nivel, decidió quitar su interpretación de la película final en 1978 (aunque posteriormente la reedición de una caja de discos recogería todos los descartes). De esta forma, Bobby Charles se quedaba fuera de la difusión de El Último Vals (The Last Waltz), aunque siempre fue santo y seña del sonido vibrante, que recorría toda la historia de la música popular de Estados Unidos, de aquella maravillosa actuación.

Dean abusa del Orleans y hace aún más líder al Euro Unicaja

Todos los lanzamientos que no le entraron a Taquan Dean en el concurso de triples a comienzos de temporada, acariciaron ayer las redes de la canasta del Orleans. El norteamericano ganó, prácticamente en solitario, el partido para un Unicaja que volvió a mostrar su faceta más europea. La de la superioridad. Los de Aíto, que por algunos minutos se contagiaron de la locura del Entente Orleans, salieron a flote gracias a un parcial brutal (0-22) que arrancó desde mediados del segundo cuarto y aparcó en el descanso. Ahí se lució especialmente el inspirado Dean, que abusó con siete triples de los galos, el trabajador Welsch y el debutante Williams, dueño del ritmo y los tiempos.