rayista

Onésimo se cruza en el caos rayista

La visita del Rayo a El Alcoraz se presenta complicada, ya que viaja a un campo difícil en un momento delicado. Después de una derrota y un empate debe sumar los tres puntos si quiere presionar al Celta, el líder de la categoría. Pero hay más motivos para el desánimo. Si la semana pasada el club se acogió al preconcurso de acreedores, el pasado viernes comunicaron a los jugadores que, de momento, no iban a cobrar. Por lo tanto, la situación rayista es más que delicada, pero Míchel, capitán del equipo franjirrojo, ya ha avisado que no van a bajar los brazos y que van a seguir luchando. Los futbolistas quieren abstraerse de lo extradeportivo para centrarse en un ascenso que puede ser la salvación del club.