tirano

El tirano preparaba una celebración de multitudes

La Plaza Verde funciona como termómetro de Trípoli, por eso fue allí donde la noche del domingo pasado los rebeldes quisieron escenificar su entrada en la capital. Antes de poner pies en polvorosa por la llegada de los insurgentes, Muamar Gadafi estaba ya preparando para el día 1 de septiembre la celebración del que iba a ser el 43 aniversario del golpe que le llevó al poder. Una nueva fiesta de la Revolución que iba a concentrar a varios miles de personas para seguir el guión impuesto, con aclamaciones incluidas. Media docena de enormes estructuras metálicas de color amarillo de muchas tonela...

La furia de los fieles al tirano

Las tropas leales a Gadafi recuperan plazas tomadas por la oposición empleando una violencia indiscriminada

Las fuerzas leales a Muamar Gadafi atacan sin contemplaciones poblaciones y puntos estratégicos. La espiral de violencia y locura desatada por el dictador parece no tener límites ni fin. Es una guerra civil desequilibrada donde la mayoría, representada por el pueblo libio revolucionado, sin instrucción militar ni armamento adecuado, no consigue avanzar hacia Trípoli y se limita a intentar frenar el avance de la minoría fiel al dictador, fuertemente armada, en otros puntos del país. Los mercenarios y milicias gadafianas utilizan sistemáticamente los ataques de artillería y bombardeos generalizados para destruir las resistencias.