vencedora

Opinión / Vencedora moral

El mejor proyecto era el de Madrid. La mejor presentación, también. El Rey afirmó que siempre había apoyado el movimiento; Rodríguez Zapatero, convincente al afirmar que la candidatura era segura y fiable, y se había modificado la ley antidopaje para hacerla modélica; las palabras de Ruiz Gallardón, convincentes en su exposición y en la respuesta sobre los fines sociales de la villa olímpica; explícita Esperanza Aguirre presidenta de la Comunidad; petición de confianza por parte de del presidente del COE, Alejandro Blanco, y sentimentalmente plausible la participación de Raúl, la atleta parolimpica Teresa Perales y la niña Mónica Coghen. Juan Antonio Samaranch, quien aunque dice que no tiene poder, pero sí prestigio, volcó para Madrid, buen número de votos y de ahí que llegara a la final.
Los discursos de Obama y de su esposa, agua de cerrajas. Cayeron en la primera ronda en contra de todos los pronósticos y de las casas de apuestas. Los japoneses fueron con el dinero por delante. Lula con el apoyo de Havelange y Pelé hizo un discurso serio, con apuestas y promesas firmes y se llevó el gato al agua.
Madrid fue finalista y se impuso la teoría de la alternancia de continentes. Salió como vencedora moral. Concedieron a Brasil el Mundial de fútbol de 2014 y parecía improbable que tuviera los dos más grandes acontecimientos deportivos en dos años. Perdió Madrid, pero Obama sufrió en Copenhague su primera gran derrota. Río estaba en los pronósticos, pero el rotundo fracaso de Chicago, no.