vestimos

«¿Por qué no vestimos bien en la calle y sí para ir al Ayuntamiento?»

BARCELONA- «Las palabras de Don Quijote que definían Barcelona como ‘archivo de la cortesía’ o ‘en señorío no hay otra ciudad igual’, se alejan cadía día más de la Barcelona actual». Con estas palabras de indignación el propietario de la mítica coctelería Boadas, José Luis Maruenda, pidió ayer a Hereu la creación de una normativa  para acabar con la moda de ir «semidesnudos» por la Ciudad Condal.
Tras el debate abierto por  el cada vez más extendido hábito entre los turistas de pasear por Barcelona sin camiseta o bañador, el presidente de la Asociación de Restauración, Bares y Ocio de Barcelona, Enric Gomà, reclamó ayer al Ayuntamiento que «se le permita ejercer el derecho de admisión en sus locales, pudiendo restringir el acceso a todo aquel que, por razones de vestimenta, no cumpla unas determinadas características establecidas por el propietario». Y es que esta problemática, «perjudica la estética y el ambiente del local», considera Gomà. Preguntamos a algunos de los establecimientos míticos del centro de Barcelona.
Coctelería Boadas
Indignado. Así se siente el propietario de la emblemática coctelería Boadas en la calle Tallers, José Luis Maruenda. Boadas optó por colocar una etiqueta en la puerta que especificaba la vestimenta adecuada para acceder al local. «Sin embargo, el Ayuntamiento nos la hizo retirar por discriminación», explica Maruenda.
«¿Por qué si para ir al Ayuntamiento uno va vestido correctamente, no lo hace en la calle?», cuestiona el regente de esta coctelería de más de 70 años de historia. «Tenemos derecho a poner una norma en nuestro local porque es mejor para el cliente. Es  de sentido común para tener una ciudad como Dios manda»,  considera Maruenda, quien pide a Hereu crear una normativa.
El propietario está alarmado por esta nueva costumbre. «¡Es escandaloso, un fenómeno inexplicable! Parece un paseo de la Costa Brava», exclama . «Cuando lo explico en Madrid no me creen», añade Maruenda que a sus clientes pide una vestimenta adecuada.
Cafè de l’Òpera
«Aquí pedimos que se pongan la camiseta como mínimo», explica el encargado del Cafè de l’Òpera. «Por la Ramblas se pasea gente totalmente desnuda, delante de gente que está comiendo. Parece una jauría», describe .
«El Ayuntamiento ha sido demasiado permisivo y  así estamos», considera el encargado de este  café de La Ramblas ubicado enfrente del Liceo desde 1939. «Hereu debería tomar alguna medida para ser más civilizados pero parece que no hay ninguna intención», opina pesimista.
Bar Núria
«No asistimos a gente desnuda» Así de tajante se muestra Nauel, el encargado del Bar Núria ubicado al principio de La Ramblas. Hartos de estos problemas, «nosotros nos reservamos el derecho de admisión», dice el responsable del local acostumbrado a dar servicio a cientos de turistas al día que pasean por el mítico paseo de la capital catalana con vestimentas, a veces, poco adecuadas.
«A los que van totalmente desnudos decimos que no pueden entrar por cuestión de higiene, ya que estás comiendo y hay niños», explica Nauel.
Cervecería José Luís
A pesar de no encontrarse en el centro de la ciudad, la conocida Cervecería José Luís, ya se ha encontrado con algún problemas de este tipo en su temporada de verano. «Barcelona en verano se convierte en un chiringuito y es una ciudad más seria», critica Lorenzo.
«Se debería hacer una normativa porque esto crea mala imagen de la ciudad», considera Lorenzo, quien recuerda un incidente hace unos días cuando se pasó un nudista frente al establecimiento y fue insultado por los clientes.
Mientras, el «look semidesnudo» de verano 2009 se impone en las calles. Para ellas, biquini y mini-»shorts»; para ellos, torso al aire y bermudas. Complementos: unas chanclas y una gorra.