vilo

Benzú, en vilo, desde la gran explosión

- Los vecinos reciben cartas dándoles la razón en sus alegaciones y archivando los expedientes de derribo, aunque aún quedan 4 viviendas por resolver su situación

- Delegación insiste en que nada ha cambiado y en que se seguirá adelante con los expedientes

- Nadie explica la causa que ha impulsado a la administración a emprender esta ‘cruzada’ y los vecinos la atribuyen a una reacción airada de la Delegación después de que una gran explosión en la cantera llevara a los vecinos a presentar quejas

- La explosión está grabada en un vídeo que puede verse en esta noticia

CSI.F acusa a Márquez de mantener en vilo a cientos de interinos de la Ciudad por no consolidarles

- El sindicato exige por escrito a la Mesa Negociadora de la Ciudad Autónoma que active los procesos iniciados hace dos años o no puestos en marcha aún para que los interinos no sufran los recortes que auguran tras el 20-N

- La central augura un "grave conflicto social" en la Administración local si el PP sigue "incumpliendo" sin "ninguna razón" su "reiterada promesa" de atajar "la temporalidad y la inestabilidad laboral"

Cien mil trabajadores en vilo

El hombre es el único animal, dicen que racional, que es capaz de caer dos veces en el mismo error. Los burros no lo hacen. Aprenden rápido. Los humanos nunca aprenden. La NBA tardó una década en recuperarse de su primera huelga, sufrida en la campaña 1998-99. En aquella ocasión, las diferencias entre clubes y jugadores se limaron el 6 de enero de 1999, retraso que significó que la Liga quedara reducida a 50 partidos de los 82 que debía disputar cada club. Doce años después la historia se repite. Dirigentes y baloncestistas han mantenido su desacuerdo tras catorce horas de reunión y el campeon...

La batalla por el escaño de Edward Kennedy mantiene en vilo a Obama

Sin ningún riesgo de exagerar, la suerte de la reforma sanitaria y, con ella, de la gestión de Barack Obama y del futuro del Partido Demócrata de EE UU depende de lo que ocurra hoy en las elecciones especiales para un escaño del Senado en el Estado de Massachusetts, donde el candidato republicano está ligeramente por delante en las encuestas.

El alma en vilo

El embajador argentino en Montevideo estaba ayer furioso: "Estamos a punto de traspasar la delgada línea que separa lo sublime de lo ridículo", dijo ante los micrófonos de una radio porteña. El diplomático no sabía cómo explicar a los uruguayos que el paso fronterizo de Gualeguaychú, que los argentinos mantienen cerrado desde hace nada menos que tres años, se abriera unas horas para dejar pasar a los hinchas que iban a ver el partido de la selección y evitar así que tuvieran que dar un rodeo. "¿Y por qué no dejar pasar a un familiar para ir a ver a su primo o a un amigo, o por qué no dejar pasar a un señor que trabaja?", se fue calentando el embajador. Seguramente tenía razón en que "no hay antecedente mundial de que un puente internacional esté cortado por tres años", pero, desde luego, no en comparar la solidaridad que provoca un señor que visita a su primo con la que suscita el compañerismo futbolero y el ansia de empujar a la albiceleste en su momento más comprometido. Lo más probable es que el puente siga como estaba.