vrindavan

Vrindavan, la ciudad viuda

«Hare Ram, Hare Krishna, Hare Ram», entonan cientos de mujeres al unísono. Sentadas en el suelo, elevan sus brazos hacia el cielo y dirigen sus plegarias al dios Krishna. Muchas visten de blanco y llevan la cabeza rapada. Todas tienen algo en común: son viudas. Tras la muerte del marido muchas mujeres son rechazadas por la familia y la sociedad y vienen a la ciudad sagrada de Vrindavan, en el norte de la India. Esperan la muerte y dedican su tiempo a los cánticos religiosos y a la mendicidad. En la tradición hindú, las mujeres lo pierden todo cuando el marido muere. Hasta su sombra da mala su...