CONSEJO DE GOBIERNO

La Manzana del Revellín tendrá uso dotacional y comercial, pero habrá que esperar al PGOU

La Manzana del Revellín tendrá uso dotacional y comercial, pero habrá que esperar al PGOU
Edificio aún en desuso de la Manzana de Revellín
Edificio aún en desuso de la Manzana de Revellín

El Gobierno no desvela qué piensa hacer con el edificio vacío en el complejo de Siza desde su inauguración hace una década 


El Consejo de Gobierno ha aceptado de forma parcial las alegaciones presentadas en 2017 por Caballas y el Colegio de Arquitectos sobre el error en la medición de las superficies aprovechables de la Manzana del Revellín. Una estimación parcial con la que se da luz verde a la recalificación del suelo que pasa a tener uso comercial y dotacional.

Pero la decisión no tomará forma hasta la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana, para el que se convocará próximamente un pleno extraordinario. Pero el Gobierno no ha aclarado ni un extremo ni el otro. Ni cuál será el uso concreto que se dará a este espacio —en el que aún hay un edificio completamente vacío y en franco deterioro desde su inauguración hace ya una década— ni cuándo convocará el Pleno Extraordinario en el que debe aprobarse el nuevo Plan General. 

“Se pretende dar uso a esos espacios incrementando la superficie de uso comercial en algunos edificios para conseguir algunos espacios de uso dotacional que actualmente son de propiedad privada”, ha explicado el portavoz del Gobierno de Vivas, Alberto Gaítan.

Algo que ya adelantó hace un año en sesión plenaria. El entonces consejero de Fomento, Alberto Gaitán, explicó al PSOE en la Sesión de Control que el Ejecutivo local esperaba llevar “este año” (en alusión a 2021) a Pleno la aprobación definitiva del PGOU para poder darle “uso productivo” a la planta semisótano y a la primera del inmueble de la Manzana del Revellín que se encuentra enfrente de la Cafetería Cervantes.

“Con el objetivo de dar vida a la plaza y que en la misma se puedan instalar locales comerciales y de hostelería y ocio en 2017 se firmó un convenio urbanístico de planeamiento para el ámbito de la Manzana que permite un incremento de la superficie de uso comercial en determinados edificios a cambio de conseguir, para la Ciudad, uso dotacional de otras superficies privadas”, aseguró Gaitán.

El citado edificio, el único vacío del complejo cultural, fue adquirido   por la Ciudad siendo consejero de Fomento Néstor García, al Banco Mare Nostrum, actual dueño de miles de metros cuadrados ahora vacíos de la Manzana del Revellín, en parte gracias a que la constructora Isolux-Corsán le hizo una dación en pago de deudas con suelo del complejo.

Sus planes pasaban por vender "en bloque" el edificio hoy vacío por entre 20 y 25 millones de euros pero para ello debe esperar al nuevo PGOU, que elevará entre un 10% y un 30% del total el uso comercial de los edificios blancos del centro.

La recalificación del uso afecta a 4.000 metros cuadrados y generaría una plusvalía de unos 4 millones de euros que se repartirían “al 50%” y que la Ciudad cobraría en mil metros cuadrados de superficie en la tercera planta del inmueble, que se destinarían a oficinas municipales, muy probablemente de la Consejería de Fomento.  

La Manzana del Revellín tendrá uso dotacional y comercial, pero habrá que esperar al PGOU