3,8 MILLONES

La Ciudad planea un Mercado de Abastos “casi nuevo”

La Ciudad planea un Mercado de Abastos “casi nuevo”
Mercado central, puestos cerrados
Mercado central, puestos cerrados

La inyección de fondos europeos busca convertir la vieja plaza de abastos en un "mercado urbano sostenible”


El Mercado de Abastos de Ceuta, sumido en una larga crisis, económica y estructural, terminó 2021 con un atisbo de esperanza: El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo aprobaba este viernes en la última reunión del año un total de 110 proyectos dotados con 103,12 millones de euros de la convocatoria de 2021 para apoyar al sector comercial de los fondos de recuperación Next Generation de la UE. Una inyección millonaria que en el caso de Ceuta destinará 3,8 millones de euros para construir un nuevo mercado en Terrones y hacer del Mercado de Abastos un "mercado urbano sostenible”.

Es la primera buena noticia que recibe el mercado en muchos años. Una luz en el largo túnel en el que lleva años sumido y que parecía no tener salida ya desde 2019, desde que Marruecos cortara la legada de pescado a Ceuta, cercenando el gran atractivo del mercado central de la ciudad autónoma. Pero, a la espera de que el Gobierno de Ceuta concrete sus planes, en los próximos días, poco se sabe del proyecto que hará del Mercado de Abastos un "mercado urbano sostenible”.

Acceso escaleras Mercado Central

Según adelantan fuentes de la Ciudad a Ceuta al Día, los planes del Gobierno pasan por hacer un mercado central “casi nuevo”, en parte por dar un nuevo aire a las instalaciones, adaptándolas a los tiempos y buscando nuevos usos, como el de la hostelería, pero por otra parte también obligados por la precaria situación estructural del edificio, especialmente en su extremo sur, que alberga al verdadero corazón del mercado, las pescaderías, que, advierte el presidente de la asociación de comerciantes del mercado, Francisco Galán, “corre riesgo de venirse abajo”.

El plan del Gobierno para el Mercado de Abastos, a grandes rasgos, pasa por trasladar la zona de pescadería hacia el centro del edificio, aprovechando que las sucesivas crisis han ido diezmando el número de concesionarios.Un movimiento que ya aventuraban los comerciantes de la plaza de abastos.  Pero de momento solo tienen conjeturas. Aun no conocen los planes del Gobierno.

"El mercado necesita sobre todo adecuar los puestos, un parking, que es lo que necesita este mercado, y accesibilidad, porque este es un mercado muy grande y tiene que ser accesible”

“Lo he oído”, explica Galán en referencia al anuncio de inversión de 3,8 millones para un nuevo mercado en Terrones y la remodelación del Central. “Si es ese dinero es para hacer un mercado nuevo. Este mercado está en proyecto de reforma para hacer un mercado entero nuevo. Imagino que con ese dinero un mercado nuevo se puede haber perfectamente y si no reformarlo entero”. Galán tiene claras las prioridades. Las viene repitiendo desde hace años. “Sobre todo adecuar los puestos, un parking, que es lo que necesita este mercado, y accesibilidad, porque este es un mercado muy grande y tiene que ser accesible”.

Zona de pescado del Mercado de Abastos

De momento no saben tampoco ellos cuáles son los planes del Gobierno. Nadie les ha consultado ni presentado el proyecto. Solo saben lo que les han contado en ocasiones anteriores. “Primero querían hacer una reforma ara quitar la zona del pescado, que s viene abajo, de eso hay un informe del arquitecto y pasarnos a todos a la zona de frutería. Eso estaba ya decidido, de hecho s tenía que haber empezado la obra en febrero del año pasado y ahora hemos escuchado esto. Esperemos que sea verdad, el Mercado central de ceta necesita una reforma, tirarlo y hacerlo nuevo casi”.

Pero, pese a todo, no es optimista. Llevan años escuchando promesas y anuncios de reforma. “Algo se está cociendo y no nos lo están contando”, se teme. No le preocupa que se reduzca el número de puestos. Ya se han encargado de ello las sucesivas crisis. “El número de puestos más no se puede reducir, se ha ido yendo la gente”. 

El Mercado Central, insiste Galán, reúne las condiciones para ser un lugar atractivo. Por emplazamiento, por producto, por posibilidades de crecimiento por interés turístico… Solo hay que darle vida, hacerlo accesible y atractivo, reivindica el portavoz de los comerciantes del Mercado.

Aunque, el panorama en la zona de pescado del Mercado de Abastos de Ceuta no invita al optimismo. Solo en uno de sus dos pasillos están todos los puestos abiertos. En el otro sobreviven solo tres pescaderos. “En cuanto se vayan quedando libres puestos aquí se irán viniendo los que quedan”, augura Adolfo. 

Adolfo, pescadero ceutí

El cierre de la frontera y la prohibición de Marruecos de la entrada de mercancías en Ceuta través del Tarajal, en especial del pescado del puerto de Mdiq, hizo tambalearse al que era el motor de la actividad económica de la plaza de abastos, el gran atractivo del mercado, el pescado de alta calidad y bajo precio. Desde entonces, los precios han subido y la clientela ha bajado. 

“Tenemos doble transporte, los aranceles suben en la Península, el IVA, que estamos exentos pero nos lo cobran, todo ha ido a peor, no hay nada que digas bueno. Pero si un tomate valía antes 30 céntimos y ahora vale dos euros. Pero los sueldos no se tocan pero sube todo. Antes me gastaba para arreglar la vinagreta (para los boquerones) unos once o doce euros, en el aceite”, el ajo y el perejil. Ahora me sale cerca de 30 euros”, explica Mohamed, que cuenta los pocos meses que le quedan para jubilarse y dejar su puesto. Es uno de los últimos del pasillo, a su alrededor, salvo dos excepciones, todos los puestos han cerrado. 

Esta ha sido la última campaña de Navidad para Mohamed, una de las peores que recuerda. Lo corrobora otro compañero de gremio, Adolfo. “Las ventas han caído un 30 por ciento. Lo primero por la pandemia y lo segundo por los precios, que están muy caros. Desde que cerraron la aduana los precios han subido mucho. Los costes nos han subido mucho, casi un 40 por ciento”, calcula, “ha subido todo”.Él tampoco es optimista. “Se perderán muchos puestos, seguramente. Van a quedar solo los puestos de esta parte”.

Mientras, a la espera de que el Gobierno desgrane sus planes, el Mercado Central sobrevive a duras penas, cada año con menos comerciantes. Pero pese a todo, hay algo que no cambia. Su banda sonora: “tengo cazón, acedía, merluza…”

Mohamed, pescadero

La Ciudad planea un Mercado de Abastos “casi nuevo”