PLENO

El turismo cayó un 33 por ciento en junio y julio respecto a 2019

El turismo cayó un 33 por ciento en junio y julio respecto a 2019
Saphire Princess turista (4 de 16)
Un turista de un crucero en el año 2018, la imagen se volverá a dar en las próximas semanas./archivo
Los visitantes procedentes de Marruecos se desplomaron en su totalidad, pero el turismo peninsular lo hizo un 10 por ciento

Uno de cada tres visitantes que recibió Ceuta durante los meses de junio y julio de 2019 (antes de la pandemia) se volatilizaron cuando el sector ha empezado a recuperar la normalidad en todo el país en este 2021. Así se deduce de los datos aportados por el consejero del área, Alejandro Ramírez, durante la respuesta dada al portavoz de Caballas en la Asamblea, Mohamed Alí, en el Pleno de este jueves.

En concreto, si en los meses de junio y julio de 2019 Ceuta recibió la visita de 6.600 personas, en los mismos meses de este año apenas sí llegaron a la ciudad 4.300 personas visitantes. Ramírez aclaró además que de esos 6.600 visitantes en 2019, 4.800 eran nacionales procedentes de la península y 1.800 extranjeros, marroquíes en su mayoría. Esa parte de turismo extranjero se redujo a la práctica nada y los nacionales se quedaron en 4.300, cifra similar, pero que en realidad supone más de un 10 por ciento de caída.

Lo que resta al sector la frontera cerrada ni tan siquiera se pudo recuperar en el flujo de visitantes peninsulares con la avalancha de visitas de profesionales (incluidos en esa estadística) que visitaron la ciudad como consecuencia de otra avalancha, la de la crisis de mayo, que fue congregando en las semanas sucesivas en la ciudad a periodistas, políticos y profesionales de organizaciones no gubernamentales dedicadas a la atención a migrantes.

El dato, tal y como apuntó el propio Ali durante el planteamiento de su pregunta es muy negativo si se tiene en cuenta que en el resto del país el sector turístico ha vivido un verano bueno, recuperando niveles de ocupación hotelera y de actividad turística similares a los de antes de la pandemia (esa nueva unidad de tiempo).

Ramírez ha reconocido el handicap que supone para los flujos turísticos la frontera cerrada. Pero ha ofrecido una visión optimista del mercado turístico local y del destino Ceuta. Para ello se ha apoyado en la acción que está llevando a cabo la Consejería con la puesta en marcha de diferentes paquetes turísticos mediante contrataciones destinadas por un lado a abaratar el precio del barco y el helicóptero también a los visitantes y la difusión del destino Ceuta mediante publicidad en los medios de comunicación de Málaga, Sevilla y Cádiz, provincias de donde proceden la mayoría de los visitantes a la ciudad.

A lo que se suma la participación en ferias o los acuerdos con tour operadores turísticos para la venta de paquetes de visitas a la ciudad en más de mil puntos de venta. A eso se suma que en los últimos meses los eventos promovidos desde la Ciudad, como el campeonato nacional de Petanca o el Foro Económico que se celebra la próxima semana han logrado que recalen en Ceuta más de mil visitantes. Y en los próximos meses volverán a recalar en el puerto los cruceros.

Ali le ha pedido a Ramírez que muestre algo más de energía para exigir a las navieras y ha citado por ejemplo la oferta lanzada por una de las que también opera en Ceuta en la ciudad hermana de Melilla este mismo verano. Allí se podía embarcar con coche en la línea Melilla- Motril por 20 euros por trayecto, siendo muchas más millas la ruta que las que hay entre Ceuta y Algeciras.

El turismo cayó un 33 por ciento en junio y julio respecto a 2019