DESDE 2011

Los ceutíes morosos dejan de pagar 9 millones de euros a Acemsa por el suministro de agua

Los ceutíes morosos dejan de pagar 9 millones de euros a Acemsa por el suministro de agua
acemsa coches oficinas
Los ceutíes se van sin pagar a Acemsa por 9 millones desde 2011./archivo
En los polémicos presupuestos de la sociedad municipal encarga de la gestión del agua se recoge que la deuda por la tasa que cobra el agua a los ceutíes asciende a algo más de 9 millones, en facturas que los hogares y las empresas habrían dejado sin pagar desde el año 2011 hasta el cierre de 2023

¿Los hogares ceutíes pagan mucho o poco de agua? Es una pregunta recurrente en el debate público, más aún desde que hace ya más de una década se decidiera aunar en un recibo único las tasas de alcantarillado, basuras y suministro de agua. Desde aquel entonces hasta hoy el asunto se ha debatido en el Pleno de la Asamblea decenas de veces con propuestas variadas y ante cada subida normaliza o desorbitada del recibo el debate acaba saltando del salón de Plenos a la barra del bar y la mesa de la tetería. PSOE, MDyC y Ceuta Ya! -casi desde que era UDCE- han defendido que los precios son elevados y que hace falta como poco mano izquierda. En su día ese punto de vista logró implantar un sistema de bonificaciones en función del callejero. Algo que también no pocas veces ha generado discusión, dado que hay quienes abogan por reducir la tarifa en función de la renta real y no de la calle, por más que en ocasiones vayan una cosa y la otra aparejadas. Pero prácticamente nunca se computa la deuda que dejan los que no pagan en la sociedad municipal, bien sea porque realmente no pueden o porque sencillamente le echan morro. Acemsa ha registrado en su memoria de presupuestos de 2023, los que generaron polémica por su aprobación aplazada, una cifra: más de 9 millones de euros es lo que han dejado los usuarios sin pagar del recibo de agua desde el año 2011 al 2023.

Y aún así, computa la cifra en el presupuesto esperando que el Organismo Autónomo Servicios Tributarios de Ceuta (OASTCE) acabe cobrando a los morosos y pasando lo cobrado a las cuentas de la empresa del agua.

La cifra, como los miles de morosos que cada año sin excepción aparecen en el Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Ceuta, da para una reflexión que a buen seguro harán los grupos políticos con representación en la Asamblea. Como poco cabe preguntarse si esa deuda de 9 millones de euros a lo largo de 13 años es fruto de la mala gestión de Acemsa, del OAST o de unas tarifas que siguen sin adecuarse a la realidad social de Ceuta con una tasa de pobreza top en España.

La cantidad exacta que deben los ceutíes a Acemsa por su agua es de 9.076.989,64 euros. Una cifra que ya es superior a lo que recauda por ese concepto la sociedad en un ejercicio normal. Y no es la única deuda que presenta la sociedad en sus cuentas de 2023 pendiente de cobro. Tiene pendiente de ingresar 1.874.791,23 euros de deudores por prestaciones de servicios, que evidentemente son diferentes de la tasa de agua, pero en este caso ni desglosa ni aclara el periodo de tiempo que tiene esa deuda acumulada, por lo que es imposible descifrar a qué se corresponden esos casi 2 millones de euros.

La Ciudad adeuda otros 4,2 millones a la sociedad por subvenciones de capital y los ceutíes que a lo largo de los años han visto renovados sus contadores por el denominado Plan  CINCO deben a la sociedad 253.045 euros.

Tomando como bueno otro dato de la memoria, Acemsa habría ingresado casi 8,4 millones de euros le faltan menos de 7 euros para la cifra redonda por la tasa de agua que pagan 30.000 usuarios entre hogares y empresas. Otros 4,1 millones por las tasas de saneamiento. Y casi otro 1,5 millones de euros por las tasas que cubren la Estación Depuradora de Aguas Residuales. Un total de casi 14 millones de euros por sus servicios a los ceutíes. Se ajustó la recaudación final a lo proyectado por la sociedad en su presupuesto para ese ejercicio. En el mismo consignó una recaudación para ese 2023 por la tasa de agua de casi 7,9 millones de euros, por la de saneamiento de casi 4 millones y por la de la EDAR de 1,44 millones.

Desde 2015 hasta finales de 2023 el IPC acumulado ronda el 25 por ciento. Los ingresos de Acemsa por la tasa de agua se han incrementado desde entonces en un 20 por ciento aproximadamente. Los de la tasa por el saneamiento en cambio han visto una subida del 50 por ciento (el doble que el coste de la vida en un periodo que ha abarcado una pandemia y una invasión de Rusia a Ucrania que puso todos los precios a subir al galope). En cambio la recaudación por la EDAR apenas se incrementó en un 14 por ciento en el mismo tiempo.

Conviene apuntar algún que otro dato más para que cada cual se haga su composición de lugar sobre el asunto. La doctrina emanada de la Unión Europea desde hace ya más de una década dirige a los Estados, las regiones y los municipios hacia un claro lugar: que los ciudadanos paguen la totalidad del coste de los servicios que reciben mediante tasas. Independientemente que después se puedan introducir ayudas, subvenciones o bonificaciones correctoras para un reparto equitativo de la riqueza de la sociedad.

Y otra cuestión, en la Ejecución Presupuestaria de 2022, la última disponible de las cuentas de la Ciudad, por ejemplo, la Ciudad consignó una recaudación por tasa de basuras de 1,8 millones de euros. Ese servicio habrá costado cuando termine 2024 entorno a los 30 millones de euros.

Los ceutíes morosos dejan de pagar 9 millones de euros a Acemsa por el suministro de agua


Entrando en la página solicitada Saltar publicidad