REAPERTURA

Las obras de la frontera aceleran para estar listas tres años después de su anuncio

Las obras de la frontera aceleran para estar listas tres años después de su anuncio
Dos operararioa en  la Frontera de Ceuta en una imagen tomada este sábado
Dos operararios en la Frontera de Ceuta en una imagen tomada este sábado
Delegación admitió la pasada semana que los trabajos de reforma de las instalaciones no estarán completados hasta junio y aun faltará la implementación de la frontera

La actividad es frenética en el Tarajal, con los obreros afanándose también en fin de semana. Una zanja abierta indica que avanzan los trabajos de instalación de la fibra óptica y aquí y allá se ven contenedores con escombros. Son los trabajos de un proyecto de remodelación integral de la frontera que se anunció hace ya más de tres de años y que no han concluido. 

El Consejo de Ministros aprobó en enero de 2019 un plan de medidas para el refuerzo y modernización del sistema de protección fronteriza terrestre en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. El plan, con un presupuesto de 32.719.236 euros, se ejecutarían a corto plazo, anunció el Ministerio de Interior.

Tres años después, con una pandemia y una crisis diplomática con Marruecos de por medio —incluida la entrada de miles de marroquíes en las fatídicas jornadas del 17 y 18 de mayo de hace un año— los trabajos de remodelación del entorno fronterizo no han terminado y, a primera vista, diríase que no han empezado siquiera. Mientras del paso de Bab Sebta luce casi nuevo al otro lado, con nuevos edificios encalados e hileras de palmeras sobresaliendo, como si de un paseo marítimo se tratara, en el lado español poco parece haber cambiado.

La delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos, se pilló los dedos el jueves y admitió, apenas una hora antes del anuncio de la reapertura este próximo 17 de mayo, que las obras no acabarían hasta junio y que aun quedaba mucho por hacer. Entre lo que quedaba, citó, estaba el asfaltado del recinto fronterizo y la instalación de pivotes retráctiles, que aún tenían que “fraguar”. Eso y la llamada frontera inteligente, cuyos trabajos aún tardarán un poco más en rematarse. 

Unas obras que ya en 2019 Interior consideraba más que necesarias: “La necesidad de implementar este plan nace del hecho de que, en la actualidad, las infraestructuras fronterizas de Ceuta y Melilla, junto con los sistemas de seguridad incorporados a las mismas, presentan un importante grado de obsolescencia y deterioro. Estas infraestructuras fueron construidas en 1988 y la última gran reforma se remonta a un plan de 2005, después de la cual sólo se han realizado obras y reformas puntuales”.

Obras en la frontera del Tarajal
Obras en la frontera del Tarajal

Hasta 35 cámaras funcionarán en el sistema de reconocimiento facial en las fronteras de Ceuta y Melilla. Se prevé que se puedan realizar unas 40.000 lecturas faciales al día en Ceuta. Controlando en cada momento quién entra y quién sale de Ceuta, una labor de control que hasta ahora no se realizaba en el lado español.

La red de cámaras permite la inspección de personas en el interior coches, camiones, autobuses, motocicletas o bicicletas. “Se trata de una medida de última generación que permitirá acortar los plazos en el control de fronteras y aumentar la seguridad en los pasos, donde transitan, diariamente, miles de personas”.

El principal objetivo es llevar a cabo un seguimiento de la cantidad de personas que entran y salen del conjunto de puestos fronterizos, detectando la cantidad de personas que no retornan pasado un plazo. Así mismo, el sistema permitirá también la implantación de listas negras durante el paso del control fronterizo. El sistema no ofrecerá información personal de los individuos que transiten salvo que estén en la Lista Negra.

Las obras de la frontera aceleran para estar listas tres años después de su anuncio


Entrando en la página solicitada Saltar publicidad