Jóvenes Caballas culmina su Lan Party en positivo

Jóvenes Caballas culmina su Lan Party en positivo
Una máquina retro adornó el salón y procuró también horas de diversión

- La fiesta de la informática se ha desarrollado con normalidad y un balance satisfactorio para los participantes

- La celebración surgió como alternativa ante la falta de iniciativa de la Ciudad que dejó de organizarla hace tres años


Anda el hombre de los cien millones de euros, Bale, marcando su primer gol en España en el campo del Villareal mientras aguantan las ojeras de muchos jóvenes en el tomado salón de actos del Edificio Sindical, un campo de batalla, durante todo el fin de semana, en el que han gozado mucho las decenas de jóvenes que se han subido al barco de la [email protected] Party que ha desarrollado con éxito la agrupación Jóvenes Caballas, ante la demanda de los adictos a los videojuegos en la ciudad y la falta de respuesta de la administración local que sumará con 2013 tres años sin fiesta de la informática.

Y ese punto de arranque fue tenido en cuenta por muchos a la hora de hacer balance de la fiesta, que con pequeño formato tuvo sus faltas también, pero que la gran mayoría perdonaron a sabiendas de que era eso o nada.

Adrián de 31 años no ha vivido ninguna de las fiestas anteriores en Ceuta, sí en otros lugares del territorio, crítica las caídas en la conexión al tiempo que dice “comprender a ellos”, por la organización, “Movistar les dice que les da una cosa y luego les da otra”, algo que ratifica Álvaro Jalil Hamadi, desde la organización, que seguía esperando el sábado por la noche, que Movistar se pusiera en contacto con ellos para darles solución a algunos problemas.

La comunión entre organización y participantes demuestra que con ordenadores y redes delante lo mejor es ser transparente y compartir toda la información para minimizar malestares y críticas.

Aún así, Adrián, como Anas, 19 años, otra generación, llevan escrito en la cara que se lo están pasando bien.

Anas sujeta una lata de bebida energética, bien cargada en cafeína, para no perder comba, aún queda mucho por jugar y competición por delante.

Para Anas, lo mejor es el formato pequeño de la fiesta, que la hace “más familiar” y donde “puedes conocer a todo el mundo”. “La [email protected] de 2008 fue perfecta. Todo funcionó bien, la conexión, el catering, podías jugar cuanto quisieras siempre estaban todos los juegos disponibles. Luego en 2009 ya todo fue regular. Y esta en

algunos de esos aspectos está mejor, puedes jugar cuando quieras, hay mucha cercanía entre la gente y el catering está bien”, explica Anas, que no piensa dormir mientras haya “buenos juegos”.

A esa hora, muchos han salido al bar de la esquina en busca de reponer fuerzas y de paso ver el fútbol en otro ambiente distinto al que llevan sumergidos desde el viernes. “Lo mejor es la mañana cuando hay gente durmiendo”, dicen desde la organización con una media sonrisa.

Cuatro sillas juntas y una manta dan cuenta de con qué poco se puede construir una cama para descansar la vista un rato de tanto videojuego. Al final, carencias aparte, Jóvenes Caballas ha procurado una fiesta de la informática y los videojuegos en toda regla, decenas de inscritos, agotado el cupo y la capacidad del salón sindical, con horas y horas de FIFA o de League of Legend encima de los participantes y tantas risas, amistad y diversión como cansancio por balance. Experiencia positiva que pasa con nota la organización al tiempo que da una bofetada sin manos al Gobierno de la Ciudad. No es cuestión de dinero, es cuestión de ilusión y voluntad.

Jóvenes Caballas culmina su Lan Party en positivo