Loterías rectifica y deja sólo a Cervantes como vendedora de El Gordo

Loterías rectifica y deja sólo a Cervantes como vendedora de El Gordo
Verónica abrió sidra al creer que había vendido el Gordo

- En un primer momento, ONLAE ubicó la venta del Gordo en Ceuta en la avenida de África, para rectificar después y dejar sólo a la Librería Cervantes con tres décimos como la administración del Gordo

- Un quinto premio, el 22.343 se ha vendido en la plaza Azcárate

- Es la primera vez que cae el Gordo en Ceuta


En un primer momento la Organización Nacional de Loterías y Apuestas del Estado (ONLAE) publicó a través de su página web que el Gordo se había vendido en Ceuta en la administración ubicada en la Avenida de África. Pero a lo largo de la mañana esa información ha sido rectificada en la página web del organismo que a estas horas recoge sólo a la Librería Cervantes como expendedora del primer premio del Gordo de Navidad.

Tal es así, que hasta el estanco de Margarita Pascual se ha desplazado buena parte de la prensa local en busca de las típicas imágenes de alegría. En la fachada del Estanco colgaba un cartel hecho a mano con el número, el 76.058 y la mítica inscripción de “vendido aquí”. Verónica Palomino, hija de Marga, descorchó una botella de sidra para celebrar la alegría de haber repartido suerte.

Y tanto madre como hija no cabían en sí de gozo. El estanco lleva en esa ubicación sólo seis meses, desde julio, y como administración de loterías en esa zona 6 años.

Pero, poco después ONLAE ha rectificado y ha ubicado el premio en la Librería Cervantes. Allí, compró a través de la máquina, José Ríos, tres décimos del número premiado.

Y allí, sí había pasado al poco de cantarse el Gordo, un operario de ONLAE para llevar el cartel oficial que anuncia el premio y colgaba como una medalla en la fachada del establecimiento que regenta desde hace tantos años que se pierde la cuenta, Antonio Fernández, de viaje este sábado para atender sus compromisos con el fútbol local.

Su hija, curiosamente, también Marga, atendía con rubor y felicidad a la prensa. Al tiempo que cuidaba celosa de no dar demasiadas pistas sobre el afortunado, un cliente de los de toda la vida, que entró y salió por la puerta con la prensa apostada sin que casi se diera cuenta nadie .

El número se vendió a través de la máquina expendedora. Un papel blanco con código de barras, frío, nada cálido, pero que si la suerte lo señala vale tanto o más que cualquier décimo al uso, y si no que le pregunten a Ríos.

Según Marga, el señor (José Ríos), “quería un número determinado, y como no lo había” le pidió a su padre que le diera por terminal uno que acabara en ocho, su número de la suerte.

“Se ve clientes que son reacios a llevarse el número así, les gusta más llevar el décimo tradicional. Pero cada día se está acostumbrando la gente más al terminal. Está claro que los premios son los mismos”, ha reflexionado Marga Fernández. Y como buena lotera, no duda en sacar pecho. Si hace unos meses entregó 4 millones de la Bonoloto, ahora suma 1,2 millones de euros más en premios y claro, a la vuelta de la esquina está el sorteo del Niño, que será ya con el pago de impuestos por el premio a Hacienda, una situación de la que era consciente esta mañana el ganador, José Ríos. “Sí, sí, tendré que ingresarlo rápido”, bromeaba. “Esperamos repetir en el Niño”, se ha animado Marga.

El Gordo, su Gordo, es la primera vez que visita Ceuta. Hasta este sorteo sólo Ávila, Zamaro, Salamanca, Tarragona, Ceuta y Melilla no habían sabido nunca, en 200 años de historia del Sorteo de Navidad, lo que era que cayera un primer premio. De la lista se ha borrado Ceuta.

La ciudad está de suerte, y es que a ese primer premio hay que sumar otro quinto el 22.343 vendido en la plaza Azcárate. Y del que aún se desconoce cuántos billetes han llevado la suerte a los hogares locales.

Lea también:

- El correo electrónico de los 1,2 millones de euros del Gordo

Loterías rectifica y deja sólo a Cervantes como vendedora de El Gordo