2011-2020

La mitad de los 140 menores víctimas de delitos contra la libertad sexual en Ceuta tenían menos de 13 años

La mitad de los 140 menores víctimas de delitos contra la libertad sexual en Ceuta tenían menos de 13 años
Menores niños abusos peluche
Menores niños abusos peluche
Márgenes y Vínculos lleva desde el año 2018 implementando el programa de prevención de la violencia sexual infantil en los centros educativos. 

Entre 2011 y 2020, 140 niños y niñas menores de edad fueron víctimas de delitos contra la libertad e indemnidad sexual en la ciudad autónoma. Cuando hablamos de abuso sexual lo hacemos de pornografía infantil, captación de niños, niñas y adolescentes por Internet, prostitución infantil y un lamentable largo etcétera. Según datos del Consejo de Europa, se estima que 1 de cada 5 menores en Europa es o será, de alguna forma, víctima de violencia sexual antes de cumplir la mayoría de edad. Entre el 70 y el 85 por ciento de los casos, la víctima conoce al autor de los actos de violencia.

De esos 140 menores ceutíes que en la última década fueron víctima de un delito que deja una huella imborrable, más aún en niños y adolescentes, algo más de la mitad, 75, tenían menos de 13 años. En la ciudad autónoma de Ceuta, durante el año 2018 se produjeron 28 victimizaciones por delitos de este tipo. En el año 2019 se contabilizaron 13, mientras que en el 2020, el año del confinamiento, la cifra se elevó a 23. 

Datos que recoge la memoria anual de la Fundación Márgenes y Vínculos que, junto a la Consejería Servicios Sociales de la Ciudad Autónoma de Ceuta, lleva desde el año 2018 implementando el programa de prevención de la violencia sexual infantil en los centros educativos de la ciudad. Han atendido a 4.697 personas beneficiarias directas entre los años 2018 y 2021, 3.195 corresponden a alumnado de Educación Primaria y 485 y 1.017 a profesorado y familiares respectivamente. 

“Este programa propone diversos materiales de prevención y sensibilización y se enmarca en actuaciones dirigidas a la prevención, detección e intervención del abuso y de la violencia sexual tanto en entornos físicos como a través de Internet (redes sociales, juegos online, etc.), a la explotación sexual infantil, a fomentar el respeto y la convivencia entre el alumnado, a informar y formar a padres, madres y profesionales de la educación, a la preparación, información y formación sobre el abuso a menores con el alumnado universitario, el profesorado y con otros perfiles profesionales, a la adaptación del material de prevención dirigido niños/as con diversidad funcional y a la formación del voluntariado”, explican. El programa contempla también la intervención con niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional por ser un colectivo con mayor vulnerabilidad, que en muchos casos les impide reaccionar ante la situación o verbalizarlo para pedir ayuda. 
 

La mitad de los 140 menores víctimas de delitos contra la libertad sexual en Ceuta tenían menos de 13 años