PROYECTO

La tirolina de San Amaro ofrecerá un vertiginoso paseo de ida y vuelta de 470 metros por el Hacho

La tirolina de San Amaro ofrecerá un vertiginoso paseo de ida y vuelta de 470 metros por el Hacho
plano tirolinas
En azul, trazado de las dos tirolinas que se prevé colocar.
El proyecto, presupuestado en casi 120.000 euros, está compuesto por dos trazados de 268 y 201 metros de longitud de cable. No se talará ningún árbol y se prioriza "afectar lo mínimo posible a la vegetación y fauna del paraje

"Contemplar el entorno de una forma distinta a la tradicional". Eso es lo que promete el proyecto de instalación de una doble tirolina sobre la vaguada del Parque de San Amaro en el que trabaja la Ciudad como un aliciente más para visitar la zona y Ceuta con el compromiso de "afectar lo mínimo posible a la vegetación y fauna del paraje natural". No se talará ningún árbol y se instalará un cable auxiliar que sirva como sustento de los elementos de balizamiento anticolisión necesarios para proteger a las aves existentes en el área.

Tras estudiar distintas alternativas, el autor del proyecto, presupuesetado en cerca de 120.000 euros, Jesús Soler, ha apostado por aprovechar las laderas este y oeste para instalar una de salida de 268 metros de longitud y otra de vuelta de 201 que completarán un circuito de casi medio kilómetro para ofrecer a quienes se atrevan un vertiginoso paseo que en su punto más distante del suelo les colocará a 60 metros de tierra.

Antes de llevar a cabo la instalación de las tirolinas habrá que acondicionar el terreno para poder  ejecutar con seguridad las obras. Dado que que requiere cimentar los tótems y se ha de conseguir un acceso seguro de cara al desarrollo de la actividad, se plantea el ejecutar los trabajos de desmonte necesarios y definir con muros de contención una superficie horizontal de cerca de 20 metros cuadrados.

tirolina vueltatirolina salida

Dado que las tirolinas de gran longitud se ven "muy afectadas por el viento" (si sopla en contra o de lado van muy lentas y los usuarios pueden no llegar al otro extremo, pero si lo hace a favor la velocidad es elevada), se considera necesario, frente a la primera contingencia, "dar pendiente al cable para asegurar que todos lleguen con unas pendientes del 4-5%". Frente a la segunda se colocará un sistema de frenado dinámico, en este caso electromagnético. En cualquier caso, el uso se limitará si la fuerza del viento supera los 30 kilómetros por hora.

La tirolina se compondrá en cada extremo de un poste vertical de 5,5 metros de altura con una escalera para llegar a la plataforma horizontal superior de salida o llegada, según el caso.

La actividad recreativa acrobática en altura que se propone se caracterizará "por su fácil montaje y desmontaje, adaptándose lo máxima posible a la geografía del terreno con la necesidad de cimentación lo mínimo posible y provocar el menor impacto ambiental en la zona".

Los usuarios irán sujetos en todo momento una línea de vida continua, por lo que la posibilidad de accidentes será "prácticamente nula".

La tirolina de San Amaro ofrecerá un vertiginoso paseo de ida y vuelta de 470 metros por el Hacho