MENORES

La ley que no se ha leído Vox

La ley que no se ha leído Vox
deu verdejo
Verdejo y Deu, durante el Pleno de este viernes.
Verdejo negó el viernes varias veces, como San Pedro, que la ley impone dar a los jóvenes solos mayores de 18 años "seguimiento socioeducativo, alojamiento, inserción socio-laboral, apoyo psicológico y ayudas económicas" atendiendo a su "compromiso de participación activa y aprovechamiento". Sólo 22 han accedido desde 2013 a esas medidas que la formación ultraderechista considera un edén de placer hurtado a los ceutíes.

Dime de qué presumes y te diré de qué careces. A Vox le gusta preguntar. A falta de propuestas, su acción cotidiana en Ceuta se basa en contar lo que pregunta su diputada nacional y en retorcer lo que le responde el Gobierno central, sin facilitar nunca las contestaciones íntegras. La afición es llamativa en quienes nunca responden: jamás han ofrecido una rueda de prensa con preguntas y sus entrevistas son, en la mayoría los casos, apaños con cuestionarios previos o de contenido arreglado.

Pero Vox pregunta. Mucho, ahora que ya no apoya al Gobierno. Hasta quince llega a meter en una sola interpelación, como en las dos que el viernes escenificó su portavoz, Carlos Verdejo, en la Sesión Plenaria de control al Ejecutivo de marzo, en la que los ultraderechistas decidieron dar una nueva ración de pasto 'trumpista' presentando a los jóvenes sin familia que cumplen los 18 años como beneficiarios de un edén de lujos pagados con dinero público en detrimento de los españoles que les merecen tal calificativo.

El profesor Verdejo, su portavoz, pareció estar a punto de la congoja porque la Ciudad tenga externalizada la gestión de un piso para ese perfil de antiguos menores tutelados por la Ciudad (no sabía que en realidad son dos, pues Asuntos Sociales gestiona otro para chicas con una sola joven, española, albergada) que, escándalo, no va más, está en el centro, tiene tres cuartos y ¡ascensor!.

Verdejo quiso hacer parecer gimoteando que le hierve el estómago porque los chavales pueden estudiar, ir al dentista o disponer de hasta 50 euros al mes para gastos, lo mismo que él o Redondo multiplicado por 24 por acudir a la Asamblea dos mañanas cada 30 días.

Como San Pedro, varias veces negó, no, no, no, que la Administración ceutí tenga la obligación legal, al margen de cualquier ética y moral, de atender a los chicos de los que se hace cargo antes de cumplir los 18 para, ponderando su esfuerzo, facilitar su "preparación para la vida independiente". Ninguno de los miembros de su pléyade de asesores le avisó tampoco.

Pero lo cierto es que sí, que la legislación establece que las entidades públicas están obligadas a ofrecer "programas de preparación para la vida independiente dirigidos a los jóvenes que estén bajo una medida de protección" desde "dos años antes de su mayoría de edad" y también "una vez cumplida esta" con el requisito de "compromiso de participación activa y aprovechamiento".

Los programas deben propiciar "seguimiento socioeducativo, alojamiento, inserción socio-laboral, apoyo psicológico y ayudas económicas" y el acceso a los mismos ha sido tan estricto que desde 2013 solamente han tenido acceso a ese recurso 22 jóvenes (sobre un universo de cerca de 5.000), según las fuentes consultadas por Ceutaldia.com.

"Vox", escandaliza en el Área de Menores la posición de los ultraderechistas, "parece no ser consciente de que privar de derechos legalmente reconocidos es un acto de prevaricación, un delito que no cometen ellos pero en el que incitan a incurrir a los empleados públicos".

Los beneficiarios de esos proyectos, directa o indirectamente gestionados por la Administración local, no son solamente "marroquíes", sino también jóvenes caballas que se han quedado en situación de desamparo a lo largo de su vida, pero la formación de Redondo, el líder que ni interviene en los Plenos ni comparece ante los medios, se ha entregado a seguir su consigna para cosechar más votos en 2023: "Poner permanentemente sobre la mesa el tema de la inmigración, de la inseguridad, el tema de los MENAS, de los atracos, de los robos, de la delincuencia".

La ley que no se ha leído Vox