Carlos Verdejo, portavoz de Vox Ceuta

El indecente espectáculo de los dos tránsfugas de la Asamblea empeora conforme corren las horas. En la sesión plenaria de este miércoles, se ha podido observar como volvían a votar a favor de todas las propuestas presentadas por el PSOE, justo un día después de hacer lo mismo con las alegaciones socialistas en el pleno para la aprobación definitiva de los presupuestos.

No obstante, lo más vergonzante no ha sido verles levantar la mano derecha (que cada vez les pesa más), sino la pueril y soez respuesta que han utilizado para replicar a este portavoz, cuando se les pedía que devolvieran las actas a su legítimo propietario, que no es otro que el pueblo de Ceuta representado por VOX.

El tránsfuga número dos (José María Rodríguez), ha sido incapaz de ofrecer una explicación a los ceutíes sobre su nuevo papel en la Asamblea, el de sentarse junto a Mohamed Alí, entregar su voto al PSOE (supongo que previo mercadeo) y meterse esos 1300 euros calentitos en el bolsillo. No ha abierto la boca más que para acusar a los miembros de VOX de estar en la Asamblea para buscar cargos, a pesar de que el propio Juan Vivas repitiera una y otra vez, que no se ha solicitado ningún puesto a cambio de la aprobación de los presupuestos. La nulidad de argumentos que justifiquen sus acciones es patente.

Por otro lado, la tránsfuga número uno (María del Carmen Vázquez), protagonizó la intervención más baja e infantil que se recuerda en las últimas legislaturas. Lejos de tratar de explicar su nueva postura en pro de la inmigración ilegal (ha votado a favor de que los marroquíes saturen la sanidad española a través de Enfermos sin Fronteras), pese a haber hecho campaña en VOX contra los pisos pateras de parturientas marroquíes y la atención sanitaria a inmigrantes ilegales, la tránsfuga numero uno optó por sacar a relucir su esencia maruja. Apuntando maneras para fichar por Mediaset, no se le ocurrió otra cosa mejor que alegar que la pareja de un servidor es sudamericana (que a nadie le debiera importar) y comparar lo que ella llama la “cúpula” de VOX, con un forúnculo.

Lejos de hacer autocrítica, ni dos horas pasaron tras la finalización del pleno, para que apareciera en el programa de Cuatro “Todo es Mentira” dando una entrevista ni más ni menos que a Risto Mejide. El resultado sólo podía ser el esperado y la sensación de ridículo, junto con la carcajada generalizada, se expandió por Ceuta. El señor Mejide, abiertamente contrario a VOX, mostró en directo las contradicciones y las mentiras del transfuguismo a todo el país para acabar con un inolvidable, “hasta luego Mari Carmen”.

El tránsfuga dos (José María Rodríguez), a pesar de carecer de moralidad política, parece tener cierta noción de dónde se encuentra. Accede a mercadear con su acta a pesar del mandato de los ciudadanos y seguramente sea consciente de las no prometedoras consecuencias que le marcarán de por vida. En cambio tránsfuga número uno (María del Carmen Vázquez), presenta síntomas severos de tener problemas para percibir la magnitud y los efectos de la pseudopolítica que está protagonizando.

Los ceutíes ya han tenido bastante y especialmente los votantes de VOX. “Señores” tránsfugas, finalicen esta estafa, devuelvan al pueblo lo que es suyo, dimitan y restablezcan la representatividad soberana elegida el 26 de mayo del pasado año. Aún están a tiempo de salvaguardar algo de dignidad. Hasta luego, Mari Carmen.