Ramón Rodríguez Casaubón

Don Juan Tenorio, en nuestro caso “Don Juan Vivorio”, es una obra de teatro.

Las obras de teatro primero se escriben y luego se representan en un escenario. En nuestro caso la Asamblea de la Ciudad Autónoma de Ceuta. Esta obra se divide en actos. Ya hemos asistido a varios, resumiendo: el cortejo de don Juan Vivorio, Bibas para los amigos, a la novicia progresista Hernanda en el verano del 19. Frustrada relación por la ambición desmedida de la novicia junto a la egoísta visión mundana del seductor. Tras desdeñar a la novicia progresista seduce a la condesa de la Aporofobia y Xenofobia. La relación parece marchar, pero don Juan no tiene suficiente y torna su mirada, de nuevo, hacia la novicia despechada. Ésta, encantada, coge la mano de don Juan para ambos firmar los presupuestos del convento. Exponemos unos breves versos del acto en el que nos encontramos.

La historia de don Juan Vivorio ocurre en Ceuta, por el año 2020, en el siglo XXI.

En este siglo, España era lo que podía. En un mundo cambiante de guerras económicas y pandemias donde existían infinitas diferencias sociales entre señores y sirvientes.

“Aquí está don Juan Tenorio y no hay hombre para él. Desde la princesa altiva a la que pesca en ruin barca, no hay hembra a quien no suscriba, y cualquier empresa abarca si en oro o valor estriba. Búsquenle los reñidores; cérquenle los jugadores; quien se precie que le ataje, a ver si hay quien le aventaje en juego, en lid o en amores” (Don Juan Tenorio)

“Aquí está don Juan Vivorio y no hay político para él. Desde la ultraderecha altiva a la que pesca en socialista barca, no hay partido a quien no suscriba, salvo Podemos ¡no nos engañemos! y cualquier presupuesto abarca si en oro o valor estriba. Búsquenle los socialistas; cérquenle los fascistas; quien se precie que le ataje, a ver si hay quien le aventaje en juego (online ¡por supuesto!), en política o adjudicaciones (de urgencia o andar por casa, nada le espanta). Aquí está don Juan Vivorio” (“Don Juan Vivorio”)

“Por donde quiera que fui, la razón atropellé la virtud escarnecí, a la justicia burlé y a las mujeres vendí. Yo a las cabañas bajé, yo a los palacios subí, yo los claustros escalé y en todas partes dejé memoria amarga de mí” (Don Juan Tenorio)

“Por donde quiera que fui, la razón atropellé la virtud escarnecí, a la justicia burlé y a los socios de gobierno vendí. Yo al PSOE bajé, yo a Vox subí, yo los presupuestos aprobé y en todas partes dejé memoria amarga de mí” (“Don Juan Vivorio”).

Juan Vivas manuel Hernandez Panoram

El 11 de Junio de 2019 en el periódico El País se podía leer el siguiente titular: “Acuerdo en Ceuta entre populares y socialistas para arrinconar a Vox”

“No queremos saber nada de Vox” desenfundaba su espada dialéctica don Juan, don Juan Vivas, Presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta. Fue ser investido y otorgar ciertas dádivas al PSOE ceutí de Hernández en forma de controladores de barriadas y alguna que otra moneda de plata. Hernández apoyó con sus votos en blanco “por sentido de la responsabilidad y madurez” a Vivas. Blanqueando de esta forma a un PP muy cercano, pero que muy cercano, a la ultraderecha como en breve se comprobaría. Hasta aquí llegó el sentido de responsabilidad y madurez del PSOE ceutí, perdón del PSOE de Hernández. Verano del 19 y don Juan podía disfrutar de la playa mientras Hernández lo abanicaba. Pero don Juan a su derecha miraba, y miraba. Cada vez más a su derecha. Aunque algunos crean que eso es imposible. Las hojas de los árboles cayeron, al igual que las vendas de los ojos y llegaron las navidades y Hernández profería: "Si la ultraderecha, que pedía la cabeza del presidente, es ahora la estabilidad de Ceuta, entonces Vivas debería dimitir". Don Juan conquistó el candoroso corazón de los de Vox y a Hernández despechado dejó. Despechado y sin controladores de barriadas. Hernández a gusto se despachó: “Es ya una realidad. Vox ordena y los populares, con el presidente de la Ciudad convertido en un títere en manos de la ultraderecha, obedece y ejecuta”. Hernández se desmelena y confunde a don Juan con Pinocho, tal vez no fuese tan desencaminado. Y alguna se podrá preguntar, ¿si Vivas es títere de Vox y Hernández en manos de Vivas, parece estar, que es Hernández de Vox? Se aprobaron los presupuestos del 2020, y una miríada de cositas más con el apoyo de Vox. PPVox en acción y Hernández al rincón.

La vida sigue, Vox persigue a periodistas y artistas, a migrantes y comunistas, a asociaciones varias y a todo aquel que se le resista. Llegan los presupuestos del 21 y Hernández reaparece, mira a los ojos a don Juan, no atisba en ellos fascismo, no encuentra la diestra, enloquecido y henchido de responsabilidad, en rueda de prensa sorprende: “El PSOE es un partido responsable y ante la situación excepcional sabemos estar a la altura de  las circunstancias, a la altura de las soluciones” Nada que objetar a querer apoyar a nuestra sociedad solo deseamos que esas “alturas de soluciones” sean progresistas y dejen a los que más necesidades tienen más protegidos. Aunque la sensación que nos deja no es precisamente de tal certeza. El apoyo a los presupuestos nos plantea más preguntas que respuestas.

¿Cuáles son esas propuestas de marcado carácter social y medioambiental, recogidas en los presupuestos gracias al PSOE? o ¿qué inversiones para impulsar el tejido productivo y la creación de empleo aparecen en estos presupuestos por la acción del PSOE? o si ¿habrá cambios en la mesa rectora? o si ¿regresaran las subvenciones retiradas asociaciones como Mujeres Progresistas o Enfermos Sin Fronteras por las presiones de Vox? Y una de las más significativas:

¿Volvemos a la casilla de salida pero con menos controladores de barriadas?

Me parece positivo que la ultraderecha pierda peso específico en el Gobierno de Vivas, que como un don Juan o Casanova de medio pelo reconquista a la novicia que intenta ser progresista, mas desde fuera del convento esperamos que la novicia consiga que el señor Vivas haga políticas un poco más justas y que aparezcan nítidamente recogidas en esos presupuestos, pero al menos de momento, no lo vemos.

¿Volvemos a la casilla de salida pero con menos controladores de barriadas?

Recordemos las declaraciones de Vivas cuando se aprobaron los anteriores presupuestos: “Vox ha prestado un apoyo responsable a los Presupuestos sin pedir ningún cargo”. ¿Estaría pensando en el PSOE cuando dijo esto?

Esperamos que el PSOE se comprometa realmente y que “nadie se quede atrás”, tampoco hubiese estado mal que preguntara a don Juan si va a solicitar que, a nivel nacional, Casado tenga un gesto de reciprocidad y generosidad haciendo lo mismo con los PGE 2021.

Concluiré con otra obra universal, La Celestina, en concreto contesta Sempronio a Calisto: “Sin duda te digo que mejor es el uso de las riquezas, que la posesión de ellas”