MÁS DE 400.000€

El Gobierno aprobará el martes un reconocimiento extrajudicial de deuda con Limpiasol

El Gobierno aprobará el martes un reconocimiento extrajudicial de deuda con Limpiasol
Hachuel ante los medios este viernes.
Hachuel ante los medios este viernes.  

El Consejo de Gobiernos e reunirá el próximo martes, 9 de mayo, de forma extraordinaria para aprobar un reconocimiento extrajudicial de deuda a favor de la empresa Limpiasol que ha venido prestando el servicio de limpieza en los edificios públicos de la Administración Local desde el pasado agosto sin contrato alguno. Esa es la solución a la que le ha dado luz verde el propio Ejecutivo de Vivas este viernes en su reunión ordinaria, según ha anunciado su portavoz, Jacob Hachuel, en la rueda de prensa posterior al cónclave.

Así se espera que el problema se pueda solucionar y los trabajadores cobren durante estos días el importe correspondiente a la nómina de abril. De hecho, según ha explicado Hachuel, desde el Gobierno ya se ha contactado con la empresa para anunciarles la medida que esperaban haber podido aprobar este mismo viernes, pero que no ha podido ser, dado que con tanta premura el expediente no se ha podido montar con los informes correspondientes de Intervención y de la Secretaría General de la Ciudad.

El Ejecutivo ha reconocido que la empresa viene limpiando desde el pasado mes de agosto los edificios propiedad de la Ciudad Autónoma sin que medie contrato. Según ha aclarado Hachuel, la adjudicación a Limpiasol comprendía un periodo de dos años prorrogables por otros dos. Se firmó el contrato correspondiente a la primera prórroga de un año, pero el Consejo de Gobierno que debía haber aprobado la prórroga para el segundo año nunca llegó a hacerlo y la empresa ha venido prestando el servicio sin contrato.

El montante final por estos 9 meses asciende a más de 400.000 euros, “cuatrocientos mil y pico”, en palabras de Hachuel, que serán liberados por la Ciudad Autónoma tras la aprobación de ese reconocimiento de deuda el próximo martes.

La empresa había venido prestando servicio durante todo este tiempo y asumiendo las nóminas de los trabajadores así como los costes derivados de la explotación del servicio hasta que este mes de mayo se ha plantado y dejó de hacer efectivas las nóminas de los trabajadores ante el importante montante de deuda que mantenía con la Administración a la que le había seguido pasando las facturas por la limpieza durante todo este tiempo.

Hachuel ha achacado todos los problemas a la demora, que empieza a ser “habitual” en los procesos de licitación, que se vienen alargando por diversas cuestiones más allá del tiempo que se pueda estimar que tarden en resolverse. Así la licitación del contrato para esta limpieza, que ha puesto como ejemplo, comenzó a realizarse en abril del pasado año sin que se haya resuelto hasta la fecha.

El portavoz del Ejecutivo ha reconocido a su vez que en la Administración “sí se dieron cuenta de que no se pagaban las facturas a Limpiasol”. Y ha querido mostrar su público agradecimiento a la propia empresa por haber “seguido prestando sus servicios” a pesar de que no cobraba.

Sobre el problema de fondo, el retraso acumulado en las licitaciones, Hachuel ha avanzado que el Gobierno tendrá “que tomar la decisión a lo mejor de adelantar más las fechas previstas para las licitaciones a la vista de que los tiempos se alargan”. Aunque ha negado que sea habitual en el proceder del Ejecutivo tener que recurrir a los reconocimientos extrajudiciales de deuda. Algo que niega Ciudadanos que ya advirtió al Ejecutivo que judicializaría cada reconocimiento al que recurrieran a partir del uno de enero de este año al considerar que el Ejecutivo abusaba de este recurso extraordinario.

Mala imagen

Hachuel no ha admitido comparación alguna entre la falta de rigor en la adjudicación de viviendas públicas y que la empresa que limpiaba los edificios de la Administración haya estado 9 meses prestando el servicio sin contrato y sin que nadie se preocupara por abonarle las facturas o saber qué pasaba.

Así, el portavoz gubernamental ha afirmado que “no nos preocupa la imagen” que pueda estar dando el Gobierno con estos procedimientos. HA apelado a que “trabajan” por solucionar los problemas y a que ahora los procedimientos administrativos hacen que sea “mucho más complicada la labor del Gobierno que hace 8 años porque todo se mira con lupa. La situación ha cambiado bastante y exige más trabajo que el que se hacía antes, pero lo tenemos que hacer con los mismos trabajadores, lo que conlleva demoras y retrasos”, ha explicado Hachuel.