Al Día

Enemigo difuso

Da igual la reacción inmediata de las diferentes entidades y colectivos musulmanes del Estado condenando el atentado en Barcelona. Da exactamente igual que entre las víctimas se encuentren musulmanes o que los haya también en la sociedad civil que ha respondido de manera ejemplar y solidaria ofreciendo toda su ayuda a las víctimas. Da exactamente igual. Quienes se nutren del discurso del odio han encontrado en el Islam (y todos aquellos que tengan pinta de “moros”) el punto de apoyo para lograr dividir la sociedad en dos bandos: ellos y nosotros. Un dibujo de la realidad que ayuda a desconectarnos de la razón para, automáticamente, llevarnos al plano de las emociones. En nuestras acciones, el rechazo hacia algo tan atroz como el terrorismo es proyectado como un resorte primitivo que nos lleva a la  automática y visceral culpabilización de un alguien o algo. Esto que es tan primitivo, también es sumamente potente y peligroso, y los terroristas se sirven de él. El odio es colaborador necesario en los planes del terror.

Lo más visto



Facebook