La Policía cree que López 'blanqueaba' lo que ganaba con las VPO con "sospechosas" operaciones inmobiliarias

La Policía recela del "negocio redondo" de López en Alfau: 100.000 euros en tres meses.

El ex gerente de Emvicesa hizo negocios con bienes inmuebles tan lucrativos que a la Policía le resultan increíbles: sus compraventas en las calles Alfau o Isidoro Martínez, en Ceuta, y en Guadalpín, en Marbella, hacen presumir a la UDYCO que se ponía en connivencia con los vendedores para declarar importes muy inferiores a los reales o que encubría "comisiones".

Los investigadores de la Policía Nacional que han llevado las riendas del 'caso Emvicesa' no se atreven en los primeros 5.000 folios de la causa a cuantificar cuánto dinero, presuntamente, pudo obtener Antonio López con la supuesta venta de viviendas protegidas, que a ojos de algunos analistas podría ser solo el chocolate del loro. De los seguimientos realizados por la UDYCO sí se concluye que su "alto nivel de vida" es "imposible" de compaginar con sus ingresos declarados.

Los agentes han hecho números de los últimos años del ex gerente de Emvicesa que no cuadran. "Se puede observar con un simple sumatorio que este señor ha sufrido, durante los ejercicios analizados [de 2008 a 2014], gastos bastantes superiores a los ingresos obtenidos, alcanzando una diferencia aproximada de 260.752,31 euros, todo ello sin contar muchos de los gastos corrientes de suministros del hogar, seguros, alimentación, vestimenta y complementos, combustible, alquiler de parking público, viajes, mobiliario del hogar y decoración, obras y reformas, etcétera".

"Todo hace indicar", deduce la Policía, "que a fin de introducir en el circuito legal del dinero todo o parte del capital presuntamente obtenido de manera ilícita, ha utilizado una dinámica muy usual y, por desgracia, extendida en nuestro país: que, al adquirir propiedades inmobiliarias, se haya puesto en connivencia con el vendedor para declarar un precio de compra venta inferior al real, siendo beneficioso económicamente para ambas partes".

Así, siempre según el informe fechado en agosto del año pasado, "por un lado López conseguiría introducir dinero, llamémoslo 'B', en el circuito financiero, efectuando parte del pago del precio real de la compraventa con dinero no declarado fiscalmente y que, presumiblemente, mantuviera en efectivo metálico en lugar seguro". A fin de dotar de apariencia legal las operaciones, estas eran financiadas "por alguna entidad bancaria".

"Se puede observar que de 2008 a 2014 sufrió gastos bastantes superiores a los ingresos obtenidos, una diferencia aproximada de 260.752,31 euros"

En paralelo, el vendedor obtenía el valor deseado de la venta a pesar de recibir parte 'en negro' y a su vez abonaba una cantidad menor o incluso nula de impuestos sobre el incremento de valor de terrenos de naturaleza urbana al haber declarado un precio de venta inferior al real y, en algunas ocasiones, inferior al abonado para su compra.

 

Casa en Alfau

Son varias las operaciones inmobiliarias protagonizadas por López que han encendido alertas. Una de las más llamativas, a ojos de la Policía, es la de la casa del número 10 de la calle Alfau, inmueble que se encontraba afectado por un expediente urbanístico abierto por la Ciudad Autónoma con número 32.372/11. López y su 'socio', comillas de la Policía, Elías Edery, lo compraron por el precio declarado de 250.000 euros en enero de 2014.

Solo tres meses después, en abril, Antonio López le vendió su mitad a Edery por 100.000 euros. Para la Policía esta operación "es muy extraña y poco productiva para Edery, ya que, además de entregar a los antiguos propietarios la cantidad inicial de 50.000 euros 'regala' 100.000 a López apenas tres meses después para hacerse con la mitad indivisa que adquirió junto a él y que no le supuso riesgo económico ni inversión alguna".

En Alfau se "presume" que hubo "la condonación de alguna deuda o al presunto pago de alguna comisión por una resolución injusta relativa a unexpediente urbanístico"

Todo lo contrario para el ex viceconsejero, que hizo un "negocio redondo": no desembolsó y ni un euro y ganó 100.000. ¿Cómo así?  La Policía "presume" que esa cantidad vendría, presuntamente, de "la condonación de alguna deuda entre ambos, al presunto pago de alguna comisión por una resolución injusta relativa al expediente urbanístico aperturado por la Ciudad en relación a ese inmueble o de otro tipo".

 

Ático y garaje en Isidoro Martínez

No menos sospechosa es, para la Policía, la adquisición, en 2010, de un ático y un garaje en la calle Isidoro Martínez por parte de López a Hamadi Amar, descrito por la UDYCO como "persona con diversos antecedentes policiales y" que se ha encontrado relacionado con variedad de investigaciones sobre el crimen organizado de Ceuta.

En este caso hubo un "precio confesado" de 130.000 euros por la vivienda y de 20.000 por el aparcamiento. Un año y medio después, López vendió el ático por 175.000 euros y meses después permutó el garaje. "Resulta cuando menos extraño que un constructor adquiera un garaje con un embargo total de 63.759,34 euros por 20.000 euros mediante permuta por otra de su propiedad con la misma superficie y situación, libre de embargos y valorándola en 8.000 euros menos que la adquirida, los cuales abona a Antonio López", se asombran los investigadores.

A su juicio "detrás de esta operación de permuta podría encontrase alguna presunta comisión o deuda que Hamadi debía abonar a López". Más rara es todavía la cuadratura del círculo "conociendo que 8 días más tarde de dicha permuta, López vende al matrimonio al que enajenó el sobreático la plaza permutada y valorada
inicialmente en 12.000 euros por 18.000".

 

Las operaciones de Marbella

En noviembre de 2012, López adquirió la joya de su corona inmobiliaria, dos pantas en Guadalpín (Marbella) por 410.000 euros pagando un 10% al contado sin financiación conocida y asumiendo una cuota mensual de más de 1.500 euros. A la UDYCO le llama la atención que el precio de tasación fuese casi el doble (739.979,02 euros) que el declarado pese a que "en casi cualquier operación de compra venta inmobiliaria en nuestro país, el valor catastral es muy inferior al de compra".

Más raro todavía: "No parece muy lógico", resalta la Policía, "que unos inmuebles que se encuentran gravados en 904.465,6 euros sean enajenados por la parte vendedora por menos de la mitad de ese valor, no solo no obteniendo beneficios sino suponiendo unas perdidas importantes".

López quería, el año pasado, vender sus áticos dúplex obteniendo "un beneficio, en poco más de tres años, de 889.900 euros, una revalorización increible para el mercado inmobiliario actual"

Durante el año pasado, antes de ser encarcelado, López aspiraba en Internet a sacar 6.000 euros al mes en alquiler por esa casa de lujo o, si la vendía, 1,3 millones de euros, lo que le hubiera dejado "un beneficio, en poco más de tres años, de 889.900 euros, lo cual, a juicio de esta instrucción -reseñan los agentes-, supone una revalorización increible para el mercado inmobiliario actual".

En 2013, en la misma zona, López compró otro garaje con inusitada 'brillantez': "Al igual que ocurre con los dos áticos dúplex adquiridos en la misma dirección postal, esta plaza de garaje de 68,84 metros cuadrados construidos fue adquirida por un valor (11.700 euros) muy inferior, menos de la mitad, al valor catastral (24.566,82), lo cual no es usual, por no decir casi imposible".