EN LAS MURALLAS

El 48º Festival Flamento de Ceuta fundirá por primera vez la "magia" de Argentina y Canales

El 48º Festival Flamento de Ceuta fundirá por primera vez la "magia" de Argentina y Canales
Rontomé, Argentina y Canales, este jueves, en la Asamblea.
Rontomé, Argentina y Canales, este jueves, en la Asamblea.  

El Conjunto Monumental de las Murallas Reales dará la oportunidad a los asistentes este viernes a partir de las 22.30 horas, cuando comenzará el 48º Festival Flamenco de Ceuta [todavía quedan entradas], de ver, oír y sentir juntos a dos de sus "faraones", cada uno en lo suyo, la cantaora Argentina y el bailaor Antonio Canales, que han prometido "entregar el corazón" sobre las tablas con la convicción de que surgirá "la magia".

El consejero de Cultura, Carlos Rontomé, ha presentado a ambos este jueves a última hora de la tarde en una rueda de prensa en la que Canales se ha congratulado por sumar su nombre al de los "artistas de gran categoría" que durante el último medio siglo han pasado por el festival caballa, que a su juicio sigue teniendo "uno de los mejores" de toda España.

El bailaor vuelve a las Murallas invitado esta vez por Argentina. La artista onubense le va cantar 'Mi soleá' y un cuplé dedicado a María de las Mercedes, aunque han dejado abierta la puerta a más sorpresas. El resto del recital lo pondrá la cantaora con su elenco de "jóvenes estrellas veteranas", entre las que se cuentan 'Oruco', Dani Bonilla, José Carlos Roca, 'El Bolita', Eugenio Iglesias...

Esta será la primera vez "en solitario", o casi, de la cantaora en Ceuta, donde ya ha actuado tres veces. A la ciudad autónoma llega embarazadísima y después de su paso triunfal por Los Ángeles. Canales, por su parte, dedicará el final de la tarde de este jueves a las escuelas de baile locales y no ha dejado pasar la ocasión de, ante Rontomé, exigir a las Administraciones a través de los medios que no dediquen atención solo a cambiar aceras y se preocupen también de "la cultura y el arte", singularmente del flamenco, para el que ha pedido no recibir siempre el trato de "patito feo".