YACIMIENTO

Cultura trabaja ya en el diseño de un sendero de acceso y una guía de la cueva de Benzú

Cultura trabaja ya en el diseño de un sendero de acceso y una guía de la cueva de Benzú
Panorámica desde la Cueva Abigo de Benzú.
Panorámica desde la Cueva Abigo de Benzú.  

En 2019, los mayores expertos mundiales en el Cuaternario visitarán Ceuta aprovechando la celebración de su congreso internacional en Madrid.  Su objetivo no es otro que conocer de primera mano la cueva abrigo de Benzú, un yacimiento que podría cambiar nuestra idea de  expansión de la humanidad, situando a Ceuta como puente entre continentes para los primeros humanos. Pero la cueva abrigo de Benzú no está para recibir visitas.

Su acceso es complejo y no hay señalización ni guía alguna, carencias que la Consejería de Cultura se comprometió a resolver antes de 2019. Una labor que ya ha comenzado, según explicó a Ceuta al Día el consejero de Cultura, Javier Celaya, con el encargo a Pedro Orozco del diseño de un sendero que facilite el acceso, aunque no es fácil, matiza el consejero.

La zona no es solo orográficamente compleja y de gran desnivel, sino que transita por zonas sensibles y peligrosas: rodea una cantera y pasa por suelo de Defensa y muy cercano al perímetro fronterizo y, además, es el hogar de una especie vegetal en peligro extremo de extinción lo que dificulta el trazado de un sendero de aceso al tratarse de una zona protegida. La rupicapnos africana es la única especie vegetal, un arbusto en ese caso, presente en Ceuta que se encuentra incluida en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y además con el máximo nivel protección. Se trata del único taxón vegetal de la flora de Ceuta incluido en esta triste categoría. 

Cultura da así el primer paso para cumplir la petición del Proyecto Benzú, de la Universidad de Cádiz (UCA), que lleva diez años trabajando en el yacimiento ceutí que puede dar la vuelta a lo que sabemos del Caternario y de la expansión del hombre en el continente europeo y que reclamó su puesta en valor y su señalización. “Algo sencillo, como la que han hecho en Ardales para el Caminito del Rey”, explicaba a Ceuta al Día el pasado mes de marzo José Ramos, arqueólogo de la Universidad de Cádiz, y responsable del Proyecto Benzú desde sus inicios allá por 2002, planteando el diseño de un sendero rústico, sin grandes obras, respetando el paisaje, allanando el terreno, instalando vallas de seguridad y barandillas, bancos y colocando paneles informativos que contextualicen el yacimiento y su valor.

La otra petición del Proyecto Benzú era el desarrollo de una guía explicativa sencilla, de la que finalmente se encargarán los propios investigadores de la UCA y que se utilizará como recurso para los turistas que quieran conocer un poco más lo que tal vez algún día sea el principal reclamo turístico de la ciudad: el lugar desde el que un día la humanidad dio su primer gran salto.

Panorámica de Benzú y Jebel Musa.-1