Serrán-Pagán, “con humildad”: “Es la escultura más bella del mundo”

Ginés Serrán posa con su obra durante la instalación

A Ginés Serrán-Pagán no le cabe duda que su Calypso “es la escultura más bella en el mundo, más que la estatua de la Libertad y la Venus de Milo”. Así asegura Serrán que la califican “en las redes sociales”, una opinión que él mismo comparte “con toda humildad y todo mi orgullo”.La más bella y, además, la más grande en la categoría de “escultura femenina de mitología clásica”, en consonancia con los Hércules que también adornan la bocana del Puerto y el puente de la Constitución y son las esculturas de bronce más grandes del mundo.

Una escultura, “pensada para Ceuta”,  de cuatro metros y medio y casi una tonelada de peso, que este jueves instalaban operarios de la Ciudad a los pies del Edificio Trujillo, labores que el propio escultor ha supervisado personalmente. Una Calypso “muy de Ceuta”, pues aquí  sitúan su isla, Ogigia, algunos historiadores y que luce en su brazalete los símbolos de las cuatro confesiones religiosas y el escudo de Ceuta en su diadema, amén de la perla que sujeta en una de sus manos.

La obra, que añade más mitología al parque escultórico de Ceuta, “dará una imagen mediterránea a Ceuta”, asegura el artista que ha seguido la descripción de Homero, que cuenta que Ulises se enamoró de ella al pasar por aquí (dando un considerable rodeo) a su regreso de la guerra de Troya.

La escultura de bronce de Serrán-Pagán, donada a la Ciudad por el artista, está desde principios de año en una nave del Puerto y este jueves, por fin, culmina su periplo para lucir en pleno Paseo del Revellín.