III CUNA DE LA LEGIÓN

Mustafa Mohamed y Vianney González se imponen en la ‘Cuna’ con el tiempo más legionario

Mustafa Mohamed y Vianney González se imponen en la ‘Cuna’ con el tiempo más legionario
Vianney González de Soria9 se impuso en la marcha de 50,5 kilómetros en féminas.
Vianney González de Soria9 se impuso en la marcha de 50,5 kilómetros en féminas.  

A pesar de los más de 3.000 inscritos, el tiempo –los elementos que diría Felipe II- y no la dureza del recorrido hicieron la primera criba y muchos optaron por rajarse en el último momento. Tantos que la organización cifró en 2.400 los que finalmente tomaron la salida de la III Cuna de la Legión, la carrera cívico militar que organiza el Tercio Duque de Alba de la Legión y que en sólo tres años parece haberse consolidado. Inscritos había más de 3.000, lo que ya da una idea de cómo fue el clima. Viento, cada minuto más fuerte, de poniente, tirando a frío. Lluvia y sol de forma intermitente y mucho barro en el monte que provocó caídas tanto para los atletas como para los ciclistas. Muchos llegaron a meta recuperando en barro el peso que habían perdido durante la competición. Y a pesar del tiempo legionario se mejoraron los tiempos de la anterior edición. El viento acabó desmontando antes de tiempo buena parte de la línea de meta. Volaban vallas y todo tipo de accesorios y se caían una y otra vez los arcos inflables de propaganda por debajo de los cuáles tenían que pasar los atletas y ciclistas.

Y en medio de ese clima legionario aparecieron en la recta de meta en las Murallas reales a las 4 horas, 3 minutos y 34 segundos, en la categoría para súperatletas, la marcha de 50,5 kilómetros –no parece prudente menospreciar medio kilómetro después de 50- Mustafa Mohamed Abderrahaman y su compañero de la Peña Ceutí 100km Mustafa Al Lal Hamed, llegaron de la mano y no se disputaron el triunfo, en hombres. Y se impusieron a todos. Vianney González del Regimiento de Infantería Soria 9, Fuerteventura, ganó en mujeres. Ellos necesitaron 4 horas, 3 minutos y 34 segundos; ella, 4 horas, 46 minutos y 12 segundos. Ella fue la trigésimo sexta de la clasificación general, llegando por delante de todas y de muchos.

En el pódium les acompañaron Ruben Delgado Gil y Lorena Andres Fernández y Ana María Cervan de la Haba, escasamente por encima de las 5 horas ellas. Ana María Cervan, además, suma el mérito de ser la primera de las veteranas. Como Mustafa Mohamed.

Si en los 50,5 kilómetros los ganadores llegaron de la mano y no se disputaron el triunfo, otro tanto de lo mismo pasó en los 20,2 kilómetros. Manuel Jeremías del Club Triatlón Ceuta figura como primero en las clasificaciones oficiales, pero podría aparecer Hamido Mustafa Mohamed, segundo, ambos entraron de la mano en una hora 24 minutos y 7 segundos. Tercero fue Gonzalo Rodriguez-Colubi del Club Sin Limites.

En la categoría femenina la primera en llegar fue María Bohorquez en una hora 35 minutos y seis segundos. Segunda, Laura Llorente y tercera Ana Torrente Tey.

En el apartado ciclista, la prueba de BTT de 64,37 kilómetros la encabezó Joaquín García Nieto de Ciclotur Melilla y le secundaron dos hermanos, Carlos (segundo) y Sergio Guzmán (tercero). Sorprendentemente los tres primeros se aquejaron con el animador de la prueba de encontrarse entre mal, con fiebre en el caso de Sergio, o raros en los últimos días y de no haber tenido mucho tiempo para entrenar. Menos mal.

En la parte femenina, María Fornes Serra del Club Triatlón Ceuta ganó la prueba, rozando las 4 horas y Montserrat Castillo y Sonia Méndez le acompañaron en el pódium.

La prueba de 50,5 kilómetros por equipos se la llevaron los de la Academia Militar General, segundo fueron los del I Tercio de la Legión y terceros el Regimiento de Infantería Soria9 de Fuerteventura.

La carrera se consolida tanto o más que el caos de tráfico que dejó a su paso. Un año más transitar en vehículo por Ceuta fue prácticamente imposible. Los atascos en toda la parte central de la Ciudad fueron la tónica. Por más que en esta ocasión desde la organización y desde las autoridades se avisar con suficiente antelación y difusión para que se evitara tomar el coche y sufrir paciente y atascado en el asfalto urbano.