5,2 TB/S

Ceuta, pasillo de 'Dos Continentes', el proyecto para conectar Europa y África con fibra óptica

Ceuta, pasillo de 'Dos Continentes', el proyecto para conectar Europa y África con fibra óptica
Mapa mundial de cables submarinos de 'Submarine Cable Map'.
Mapa mundial de cables submarinos de 'Submarine Cable Map'.  

La empresa ‘GTD Cableado de Redes Inteligentes’ pide la concesión administrativa necesaria para unir con sendos cables submarinos Tarifa y Benítez y La Línea y La Ribera con un proyecto de capacidad equivalente a "más de 61 millones de llamadas telefónicas simultáneas” que después saltaría a Marruecos y el resto del Norte de África a través de la frontera del Tarajal.


5,12 Terabit por segundo. El equivalente a "más de 61 millones de llamadas telefónicas simultáneas”. Esa es la capacidad del doble cable submarino de fibra óptica que ‘GTD Cableado de Redes Inteligentes’, grupo empresarial nacido en Chile en 1979 que hace apenas dos años compro 'Cable Runner Ibérica', quiere tender entre Europa y África para reforzar las conexiones con un proyecto denominado 'Dos Continentes', de 105 kilómetros de longitud.

"Permitirá a Ceuta convertirse en la puerta sur de Europa, cambiando con su presencia una situación de monopolio a otra de oferta competitiva y haciendo de la ciudad una posible entrada natural en Europa para cables submarinos desde África", afirma la compañía, que también ve a Cádiz como aspirante a "convertirse en un nodo estratégico de telecomunicaciones como ya lo son Lisboa y el sur del Reino Unido.

La Ciudad Autónoma o Costas de la Delegación del Gobierno, según en qué Administración recaiga definitivamente la competencia, deberá decidir si da o no la concesión administrativa que ha pedido para unir Tarifa y Benítez (en el extremo más pegado al Puerto, “cerca de la escollera”) y La Línea con La Ribera (junto al existente de Telefónica para subir al Paseo Marítimo) con un recorrido en la ciudad de 49,37 kilómetros por conducciones de saneamiento y pluviales.

El ‘Sistema Dos Continentes’ asegura que dará "soporte a nuevos servicios y aplicaciones IP, centros de datos de alta velocidad, servicios de telecomunicaciones y Administración Pública e incluso podría atender a la comunidad académica e investigadora” a una Ceuta empeñada en intentar convertirse en una ciudad tecnológica a lomos, sobre todo, de sus ventajas fiscales y las empresas de juego on-line.

“Contribuirá al desarrollo socioeconómico de la ciudad autónoma y de Cádiz al facilitar el acceso de sus empresas y ciudadanos a una oferta de servicios de banda ancha plural y en competencia, mejorando además el acceso de estos sistemas desde otros puntos de Andalucía y la Península mediante conexiones terrestres adicionales”, promete la sociedad, que ya tiene 600 kilómetros de fibra en España y otros 750 en cartera.

Una de las dudas de los técnicos es si hoy en día la tecnología inalámbrica no tiene capacidad para dar el mismo servicio. Según los expertos, si Internet opera es sobre todo gracias a "más de 1.000 millones de metros de cable submarino que diferentes empresas llevan instalando desde 1866 para transportar datos. Varios pasan por el surco del Estrecho, dos de Telefónica directamente a Ceuta y otro enlaza Estepona con Tetuán.

La promotora ya tiene un convenio suscrito con la Ciudad, que renunció a su plan para poner su propio cable submarino de fibra, por el que se regula la utilización de las redes existentes de alumbrado y semáforos

El plan de GTD es “desplegar una red de fibra óptica que enlace las ciudades de Málaga, Cádiz y Sevilla por la costa”. Despúes piensa conectar ese “enlace troncal” a dos cables submarinos que colocaría la italiana 'Elettra' hasta las playas de Ceuta y dar servicio "a un anillo metropolitano en la ciudad autónoma que finalmente conectará un punto de interconexión con África en la frontera del Tarajal” para, de ahí, saltar a Marruecos con el desafío de satisfacer "la necesidad de disponer de una mayor diversidad y una capacidad avanzada en las rutas de cable submarino para responder a la demanda de ancho de banda de los usuarios finales y para soportar el tráfico de banda ancha de las aplicaciones y servicios actuales y futuras”.

La promotora ya tiene un convenio suscrito con la Ciudad, que renunció a su plan para poner su propio cable submarino de fibra, por el que se regula la utilización de las redes existentes de alumbrado y semáforos. La parte privada ha presentado un proyecto para desplegar un anillo “metropolitano e interurbano” que proporcione acceso a los dos cables submarinos a su llegada desde Tarifa y La Línea”. Además, ya está adherida a las obras de reforma de la N-352 para poner en la frontera “el punto de unión” con el Norte de África.

‘Dos Continentes’ se ha diseñado para una vida útil de 25 años e incluye una operación de “limpieza de la ruta” para “la eliminación de los segmentos de otros cables existentes", pero en desuso, de telégrafos y antigua telefonía de cobre, básicamente

GTD pretende ejecutar toda esa red con medios propios. El proyecto cuenta “con el visto bueno de las Administraciones locales y el beneplácito de organismos como la Junta de Andalucía , Diputaciones provinciales y el Ministerio de Fomento, que ven en esta red el interés general que la Ley de Telecomunicaciones contempla, haciendo que la tramitación de las pertinentes autorizaciones sea más fluida”.

‘Dos Continentes’ se ha diseñado para una vida útil de 25 años. Los trabajos deben comenzar con una campaña de investigación y sondeo de la ruta de los cables para demostrar su viabilidad, evitar obstrucciones y peligros potenciales y poner las bases para la definición de la ingeniería final del cable. A continuación se plantea una operación de “limpieza de la ruta” para “la eliminación de los segmentos de otros cables existentes (de telégrafos y antigua telefonía de cobre, básicamente) pero ya fuera de servicio que están ubicados en el recorrido.

Antes del tendido principal del cable deberá llevarse a cabo “un recorrido previo con arrastre de rizón o ancla” para “eliminar cualquier resto que pudiera estar depositado sobre el lecho marino en la ruta” como redes de pesca de arrastreros, piezas de barcos, chatarras... En las playas de llegada a tierra se abrirían zanjas de dos metros de profundidad. Según los responsables del proyecto, la localización final de las dos rutas elegidas responde a “diferentes aspectos tales como geomorfología y geofísica del fondo marino, aspectos ambientales, condicionantes tecnológicos, puntos de enlace con las infraestructuras terrestres, etcétera”.

Las profundidades de los itinerarios previstos varían entre cero y 950 metros de profundidad en aguas territoriales próximas al centro del Estrecho para el segmento procedente de Tarifa y hasta unos 850 en el que enlazará la ciudad autónoma con La Línea. En septiembre del año pasado se hizo para el promotor del proyecto una campaña geofísica en aguas profundas para estudiar “la batimetría, geomorfología, geología y otros aspectos medioambientales con objeto de diseñar el mejor trazado para el cable desde el punto de vista técnico, económico y medioambiental”. La duración del tendido en aguas territoriales de la ciudad sería de “unos diez días aproximadamente para los dos segmentos”, ya que en La Ribera estaría finiquitado en un día y medio y la obra en tierra, en cinco.