El Pleno aprueba un préstamo de 12,5 millones de euros como adelanto al IPSI


El Pleno aprueba un préstamo de 12,5 millones de euros como adelanto al IPSI

- La Ciudad Autónoma se dejará 300.000 euros en intereses

- Caballas reprocha al Gobierno que no haya cumplido con la promesa de lograr que el Estado adelante la compensación y ahorre los intereses

El Partido Popular ha sacado adelante la aprobación de una operación de tesorería, que se traducirá en un préstamo de 12,5 millones de euros que comportará que las arcas públicas abonen a la entidad financiera que se lleve el préstamo 300.000 euros en intereses. Es el préstamo casi habitual que pide el Gobierno cada año más o menos por estas fechas en concepto de adelanto de la compensación del IPSI que abona el Estado.

En la parte de las virtudes, el consejero de Economía y Hacienda, Emilio Carreira, defendió lo que comporta la póliza, aliviar la tesorería y permitir a la Ciudad Autónoma seguir funcionando con normalidad mientras llega la liquidación por IPSI desde las arcas del Estado. “Esto no es endeudamiento”, llegó a afirmar Carreira, aunque la operación comportará 300.000 euros en intereses.

El dinero permitirá seguir pagando a los proveedores de forma ágil. Se ha reducido el volumen de lo que otras veces se solicitaba y por tanto también los intereses a abonar, además el precio del dinero está más bajo que nunca por lo que los intereses son también más bajos que en ejercicios anteriores, según explicó Carreira.

El objetivo y el camino indica, al menos así lo manifestó Carreira, que si se sigue a este ritmo en unos años no será necesario solicitar este préstamo. Tanto es así, que Carreira avanzó que la cantidad se ha llevado a los 12,5 millones por prudencia, pero que en los cálculos del Gobierno está no llegar a usar el montante total que se va a pedir prestado si la compensación llega a tiempo.

La operación es tan habitual que el debate, comparado con los que se mantenían en este mismo punto hace sólo unos ejercicios, fue de guante blanco y breve. Por Caballas, Juan Luis Aróstegui, reprochó a Carreira que el Gobierno no haya sido capaz de hacer cumplir lo que prometió en la misma cámara, “su antecesor”, Guillermo Martínez.

Y es que, Martínez prometió al inicio de la legislatura que cuando el PP alcanzara la Moncloa el crédito no haría falta por la voluntad manifestada de cambiar el método de la compensación, de hacerlo a ejercicio cerrado a adelanto con posibilidad de liquidación posterior en un sentido o en otro.

Esto es, ahora mismo el Gobierno central liquida la compensación que ronda los 40 millones de euros una vez que la Ciudad Autónoma presenta las cuentas cerradas del ejercicio anterior, en este caso de 2013 y señala la diferencia entre la recaudación por IPSI y la que marcaría la de referencia con las sucesivas revisiones de IPC; a partir de ese instante el Gobierno se da un plazo para traspasar esos fondos a la Ciudad Autónoma. Este método se lleva intentando cambiar años, tal y como explicó el propio Carreira este jueves ante los reproches posteriores de Carracao. Se pretende que el Gobierno central adelante si no la totalidad una parte de esa compensación y se cierre la liquidación una vez se cierren las cuentas del ejercicio anterior, tal y como se hace en otros ámbitos de traspasos de fondos del Estado a las Autonomías. Es decir que si por ejemplo el Gobierno central hubiera adelantado 15 millones de euros de la compensación por 2013, el Gobierno de Ceuta se ahorraría esos 300.000 euros, aunque después no recibiera los 40 millones del total de la compensación y sólo 25.

Ante el reproche por el incumplimiento, Carreira optó por hacer memoria y reivindicar la herramienta de la compensación y la autoría del PP en ella. Algo que ha permitido que la Ciudad Autónoma no quiebre y pueda haber seguido mejorando sus servicios durante todos estos años.

Aunque Carreira reconoció que se puede hacer de otro modo, afirmó que “no ha habido éxito” en las negociaciones con el Estado central hasta ahora y apuntó que casi ninguna autonomía ha logrado cambiar algo parecido en estos tiempos de crisis. “Me quedo con lo bueno”, sintetizó Carreira en referencia a la existencia de la compensación a la que señaló como una herramienta extraordinaria.

Y contraatacó a Caballas con una de sus interpelaciones incluidas en el orden del día, así les recordó que sólo un rato después iban a pedir al Gobierno que adelantara dinero para obras del que tiene que llegar de los Fondos Europeos, “para eso habría que pedir un crédito y pagar intereses”, les ilustró Carreira. “¿Por qué esa deuda sí y esta no?”, les preguntó.

Aróstegui le contestó a Carreira y le cuestionó la bondad misma de la compensación aludiendo al tiempo que ha pasado desde que la medida se puso en marcha con carácter de urgencia para salvar los muebles por una situación delicada de la Ciudad Autónoma producida por decisiones externas a la propia Ceuta (la entrada de España en la Unión Aduanera).

El localista reclamó un replanteamiento de la situación para mejorar la herramienta. Y cuestionó que se hubiera elegido ese método de compensación y no una cantidad fija de 50 millones de euros revisable con el IPC anual a modo de fondo de suficiencia, como se ha hecho con otras autonomías.

“300.000 euros es una cantidad considerable por hacer uso de lo que es nuestro”, resumió Aróstegui.

Carracao afeó a Carreira una cierta falta de planificación de la tesorería para evidenciar que por eso el préstamo y los intereses eran malos. Pero le concedió el beneficio de la duda por decir que no habrá que pedir más préstamos en unos años.

Carreira volvió a usar su último turno de palabra, el que cerraba el debate, para hacer su discurso más político. Tanto que hasta el presidente Vivas le instó a cerrar su intervención.

“Me voy a dedicar de aquí a las elecciones -porque aquí estamos todos en campaña ya- a contar justamente la verdad para combatir las mentiras que oigo por ahí. Voy a contar los grandes conquistas del Gobierno del PP. Y aquí usted me puede acotar, presidente, es su labor, la hace muy bien y yo le respeto, pero en la calle no. En la calle tengo el mismo derecho que cualquier otro y me voy a dedicar a esto de aquí a las elecciones puerta a puerta, calle a calle, a contar la verdad”, prometió un enérgico Carreira.

El PP votó a favor, Caballas y el PSOE se abstuvieron.