Los porteadores se rebelan contra la tasa al bulto impuesta por los empresarios del Tarajal

Seguridad privada en el Tarajal

Esta vez no habido ni margen para la duda, el Tarajal II ha vuelto a ser un caos desde el inicio. Y siempre un problema nuevo. Esta vez el detonante de los problemas ha sido el plante de los porteadores ante la tasa de 30 euros impuesta por los empresarios de la fase II de los Polígonos del Tarajal para los bultos más caros, los de ropa, y de uno a tres euros para quienes pasen comida o mantas. Una tasa que han rechazado la gran mayoría de porteadores, que se han dedicado a presionar e increpar a quienes sí pagaban la nueva tasa.

Desde ahora, desplegado el enorme dispositivo de seguridad privada ya con el visto bueno de Delegación, los porteadores solo podrán  pasar alimentos y mantas tres días a la semana, con una tasa extra de un euro si la mercancía es de la fase II, es decir, si el porteador o porteadora llega con ticket, y tres en caso de que sea de otras fases o incluso de fuera de los polígonos.  Pero, y he aquí el motivo de la airada protesta de los porteadores, los bultos de ropa –por los que llegan a cobrar entre 50 y 80 euros- estarán tasados con 30 euros y solo podrán pasarse por el Tarajal II un día a la semana.

Una tasa que han rechazado buena parte de los porteadores y porteadoras que se han plantado ante la medida por el fuerte recorte de sus ingresos que supone.  Solo unas decenas han aceptado la tasa –en su mayoría comida y mantas- y han pasado mercancía a Marruecos entre las protestas e insultos de sus compañeros.