OBRA PÚBLICA

El PP vota no a pagar a Tragsa el coste real de los trabajos y Caballas pondrá las facturas ante el juez

El PP vota no a pagar a Tragsa el coste real de los trabajos y Caballas pondrá las facturas ante el juez
arAróstegui muestra la factura por la que Tragsa se ahorró un 33 por ciento del coste final del servicio.ostegui factura
arAróstegui muestra la factura por la que Tragsa se ahorró un 33 por ciento del coste final del servicio.ostegui factura  

A pesar de lo que ha dicho el Tribunal de Cuentas, que establece que al ser Tragsa medio propio no puede obtener beneficios por el ahorro de costes mediante subcontrataciones y que el mismo debe revertir a las arcas de las administraciones públicas que la contratan, el PP ha votado en contra de incluir una cláusula en la encomienda de gestión a la empresa pública que así lo especifique. Si bien, el presidente Vivas, encargado de defender la postura del Gobierno en el asunto, ha prometido a Caballas que los servicios jurídicos estudiaran la situación, mientras el diputado, Juan Luis Aróstegui, blandía facturas que acreditan un enriquecimiento de Tragsa y anunciaba que “si esto queda así, estas facturas las va a ver un juez”.

En concreto, Aróstegui ha desembarcado en el Pleno con una factura por trabajos de limpieza vertical. El Ayuntamiento pagó a Tragsa, empresa pública, en la que participa la propia Administración, 21.000 euros por esos trabajos, mientras que la empresa los subcontrató a una tercera empresa del sector privado, quien realmente llevó a cabo el servicio y le pagó 14.000 euros, por un mes de servicio. “Multipliquen por un mes y otro y otro”, ha apostillado Aróstegui.

Lo que quieren los de Caballas es sencillo, es que en estos casos, tal y como ha ordenado el Tribunal de Cuentas, el coste real que se abone a Tragsa sean los 14.000 euros que paga al tercero y no los 21.000 en los que se estimó el coste del trabajo, para que el ahorro repercuta en las arcas municipales y no en las de la empresa pública.

“Hagan una breve proyección. Esta operación trasladada a la Gran Vía es de 1,2 millones de euros”, ha resumido Aróstegui. Y eso a pesar de que Tragsa por su normativa de funcionamiento podría subcontratar sólo el 49 por ciento de los trabajos encomendados.

“No tenemos nada en contra de Tragsa, lo que sí tenemos es en contra de la mala utilización de los instrumentos públicos, como Tragsa”, ha explicado Aróstegui. “Señor Vivas esto se llama robo. No sé quién será el beneficiario del robo, pero no creo que el Ayuntamiento tenga que soportar esto estoicamente mirando para arriba. Tiene una solución. Está en la propuesta: que en la encomienda de gestión se incluya una cláusula que diga que tal y como ordena del Tribunal de Cuentas, el Ayuntamiento pagará el coste real y efectivo de las obras. ¿Por qué el Ayuntamiento de Ceuta tiene que soportar ese encarecimiento? Llámelo robo, sin que nadie se ofenda, malversación de fondos públicos. Si esto queda así, estas facturas las va a ver un juez”, ha advertido Aróstegui.

No es la primera cuestión sobre el modo de actuar de Tragsa que acaba en el juzgado. Las contrataciones realizadas por la empresa para sus primeros trabajos ya están también en manos de los juzgados.

Voto en contra, pero a estudio

El propio Vivas ha sido el encargado de fijar la postura del Gobierno que se ha resumido en un voto en contra, pero con el compromiso de darle traslado de la situación a los servicios jurídicos para que estudien si lo que se está haciendo podría constituir algún tipo de “irregularidad o ilegalidad” con el ánimo de corregirlo si así es. Si bien, Vivas no ha sido capaz de afirmar de modo tajante que lo que ya ha sucedido es legal y está bien hecho.

Vivas se ha limitado a repetir el argumentario del Gobierno sobre Tragsa en todo el recorrido desde que se apostó por encomendar la gestión de medio Plan de Inversiones a la empresa pública especializada en el medio agrario: “Se pretende mejorar la agilidad en la realización de determinadas actuaciones”, ha repetido Vivas.

Vivas ha recordado que Tragsa trabaja en toda España con todas las administraciones, “de todos los colores políticos” y que sus actuaciones están fiscalizadas por la Abogacía y la Intervención del Estado, además de por las intervenciones de cada administración que trabaja con la empresa pública. “Nosotros nos vamos a someter a los mismos procedimientos que se aplican al conjunto del Estado y la nación española, con los mismos rigores, controles y fiscalizaciones. A Tragsa no la ha inventado Ceuta”, se ha defendido Vivas.

Sin argumentos sobre la factura esgrimida por Aróstegui que ha reconocido no conocer ha barrutando que tal vez no haya homogeneidad, al adjudicarle a Tragsa el cien por cien de un servicio y subcontratar ésta el 49 por ciento del mismo. Dado que el 51 por ciento restante lo asume con sus medios propios. Pero el propio Vivas ha dejado claro que era una hipótesis sin rigor al desconocer la factura sacada por Aróstegui, “esta misma mañana”.

Vivas ha reconocido el “sentido común” de la disposición que pide Caballas, pero ha preferido votar en contra hasta tener el informe jurídico sobre la situación.

“Repito, hay un informe del Tribunal de Cuentas que lo dice con claridad, que como medio propio que es, tiene que pagar el coste efectivo y real de la obra. A pesar de lo que votan en contra”, ha insistido Aróstegui.

Desde Caballas han negado incluso la pretendida agilidad que iba a portar Tragsa. “La experiencia se ha encargado de desmontarlo. Tragsa todavía no tiene una obra adjudicada, sólo Gran Vía, que llegó ayer a Intervención”, ha sostenido Aróstegui que no ha dudado en volver a calificar como dudoso que una empresa especializada en el medio agrario sea la elegida para hacer obras urbanas. Aróstegui también ha pedido al Gobierno que hable con Tragsa, para que deje de ser “como el obispado de Cádiz y Ceuta”, dado que toda la administración de lo contratado por la Ciudad Autónoma de Ceuta a la empresa pública se gestiona en la capital gaditana.

Vivas le ha acusado a su vez a Aróstegui de practicar la posverdad. “Es usted especialista en eso. No tiene nada que ver con la realidad. “Van a sacar 200 problemas con Tragsa y nos los vamos a ver venir todos, porque quieren que quedemos mal y la realidad es que vamos a realizar una plan de inversiones por muchos millones”, le ha zanjado Vivas.

El PP ha tumbado la propuesta con sus 13 votos en contra, a favor han votado los 4 diputados de Caballas y los 4 del PSOE, mientras que el MDyC y Ciudadanos se han abstenido.