El refuerzo de la inspección aumenta la recaudación del IPSI importación un 30 por ciento en 5 años

El refuerzo de la inspección aumenta la recaudación del IPSI importación un 30 por ciento en 5 años
Imgen de archivo de la terminal de contenedores del Puerto.
Imgen de archivo de la terminal de contenedores del Puerto.  

- Servicios Tributarios destaca en un informe que desde 2010 ha crecido a un ritmo anual del 5,66 por ciento recaudando más de 45 millones de euros

- Adelantan la inminente creación de una unidad de inspección Puerto-Frontera que conecte el Punto de Atención al Transporte Terrestre con el Tarajal II


El refuerzo de las inspecciones del Organismo Autónomo Servicios Tributarios (OAST) ha permitido aumentar más de un 31 por ciento la recaudación del IPSI importación en los últimos cinco años, pasando de 34,7 millones de euros en 2010 a 45,7 millones en 2015. Un crecimiento sostenido que, de mantenerse, prevé el OAST, seguirá creciendo a un ritmo del 5,6 por ciento. Así lo refleja un informe interno de Servicios Tributarios en el que justifica la necesidad de reforzar la plantilla –y que sirve también para justificar el traslado del ex asesor de Delegación, Francisco Verdú, al OAST- ante el aumento de los controles y la inspección de la mercancía importada que tan buen resultado está dando.

Este refuerzo de los controles, explica el informe , es fruto de la creación de la unidad de inspección del IPSI en el ámbito de las importaciones, ubicada en la zona de entrada de mercancías del Puerto, conocido como Punto de Atención al Transporte Terrestre (PATT) donde se comprueba in situ la mercancía importada y, sobre todo, el valor declarado de las mismas, “implantando un sistema de comprobación de valores declarados directamente relacionado con los precios medios que previamente han sido manifestados en la entrada de la Ciudad”, explica el informe. Una actividad en cuyo marco han firmado un protocolo de colaboración Ciudad-Delegación de Gobierno y sus respectivos organismos dependientes y la administración tributaria en materia de importación, transporte, almacenamiento y venta, centrado especialmente en la “lucha contra el fraude en todas sus vertientes, ya sean tributarias como a la Seguridad Social, sanitarias o de transportes, así como aquellas prácticas que puedan suponer riesgos para la ciudadanía”.

Un fraude que, por ejemplo, ha puesto coto a la infravaloración de las mercancías importadas reduciéndolo a la mitad: “las distintas actuaciones que se están llevando a cabo por los servicios fiscales de la Ciudad se han traducido en un ajuste en las declaraciones de valoraciones de los importadores, cuyo nivel de infravaloración superaba inicialmente el 120 por ciento, habiéndose reducido hasta aproximadamente un 60 por ciento en la actualidad”. Un ajuste que, augura, “tendrá indudablemente una repercusión directa en la recaudación del tributo”.

Nuevas medidas

Por otro lado, apuntas el informe del OAST para justificar la necesidad de reforzar la plantilla, se ponen en marcha “nuevas medidas” que esperan “supongan un nuevo impulso a la gestión, recaudación e inspección.

Así, el OAST revisará hasta cuatro años atrás todas las importaciones efectuadas por los importadores a los que se hayan descubierto irregularidades; las mercancías de quienes tengan deudas con Servicios Tributarios quedarán embargadas en la PATT hasta que la deuda sea satisfecha; un embargo que se extenderá también a toda la mercancía del citado importador, también la almacenada en sus instalaciones; se prohibirá la importación de cualquier mercancía a quien mantenga deudas con el OAST; se reforzará la verificación de grupajes; y el control y pesaje de las mercancías.

Todo ello se reforzará con la “inminente creación”, promete el informe de la unidad de inspección Frontera-Puerto consistente en unir la unidad del PATT con la nueva instalación de control del tránsito de mercancías por el paso fronterizo del Tarajal II, si alguna vez logra abrirse.