22 ACTUACIONES EN AÑO Y MEDIO

Vivas defiende que TRAGSA acorta en seis meses los plazos de obra y ha creado casi 400 empleos

Vivas defiende que TRAGSA acorta en seis meses los plazos de obra y ha creado casi 400 empleos
El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, y el presidente de Tragsa, Jesús Casas, saludan a un trabajador de la obra del Díaz Flor
El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, y el presidente de Tragsa, Jesús Casas, saludan a un trabajador de la obra del Díaz Flor  

La visita de Jesús Casas, presidente del Grupo TRAGSA, ha servido al presidente d ela Ciudad Autónoma para insistir en las bondades del grupo público que el Gobierno entiende como medio propio y al que ha encargado 22 actuaciones en solo un año y medio por valor de 51 millones de euros.

Tragsa es más eficaz, es más transparente y mucho más económica. Y además crea empleo. Así lo ha defendido el presidente de la Ciudad Juan Vivas, tras su reunión de trabajo con el presidente del grupo Tragsa, Jesús Casas. El presidente de la Ciudad ha asegurado que, tras realizar una comparativa con el método de contratación mediante licitación, la adjudicación directa a TRAGSA acorta hasta en seis meses los plazos de ejecución.

En cuanto al empleo, el presidente Vivas ha asegurado que Tragsa ha contratado a 392 personas residentes en Ceuta en el año y medio que lleva operando en la ciudad y, por otro lado, siete de cada diez empresas subcontratadas son pymes locales, lo que demuestra el impacto de Tragsa en la economía de Ceuta, ha insistido Vivas. Una proporción de contratación que, añadió el presidente de Tragsa, se repite allí donde trabaja la compañía. “No tendría sentido traer trabajadores de otro sitio si aquí hay una demanda que podemos ocupar, estamos en el ámbito del sentido común”.

Vivas aseguró que esos casi 400 contratados son siete de cada diez de quienes trabajan para Tragsa y esa es l apolítica de la empresa. "Aunque hay veces que no se puede", matizó el presidente de la Ciudad, "hay especialidades que en Ceuta no hay".

Un año y medio en el que Tragsa se ha hecho cargo de 22 actuaciones por un coste global de 51 millones de euros, alrededor del 40 por ciento del plan de inversiones para la legislatura. “Me parece modesta y humildemente, hablo en nombre de terceros, muy meritorio que en un espacio corto, desde la decisión de incorporar a Tragsa al catálogo de recursos, que se llevó acabo a mediados de 2017, en año y medio se han activado 22 intervenciones por 51 millones de euros. Eso no es mérito de ningún Gobierno, esto es mérito e la capacidad de respuesta de Tragsa y por otra parte es mérito de los funcionarios”, afirmó repartiendo méritos.

De esas 22 actuaciones, solo dos están terminadas: San Antonio y Loma Colmenar. En ejecución siguen Claudio Vázquez, el paso elevado de Miramar, Alcalá del Valle, el ascensor del Chorrillo, el polideportivo Díaz Flor, el IES José Acosta, la adecuación del centro de menores, , el Santa Amelia, las cubiertas del Ortega y Gasset y el Federico García Lorca, la interminable obra de la Gran Vía, la pista deportiva de Juan XXIII, el aparcamiento de Juan Carlos I, la calle Daoiz, la nave municipal de Benzú… Y aún por encomendar quedan pendientes otras dos: la tantas veces prometida pista de atletismo, la obra del puente de Arroyo Paneque y la Plaza Nicaragua.

El presidente de Tragsa, Jesús Casas, insistió en la condición de empresa pública de una compañía con 3.000 trabajadores fijos y otros tantos eventuales y que factura anualmente cerca de 850 millones de euros, 51 de ellos en Ceuta. Una empresa, “porque no puede ser otra cosa”, con 72 dueños: el Estado, las comunidades y ciudades autónomas, diputaciones y cabildos. “Un instrumento de Estado al servicio de todos”, resumió.