CSIF critica la "abusiva y excesiva burocracia" que deben asumir los docentes en la ciudad

CSIF critica la "abusiva y excesiva burocracia" que deben asumir los docentes en la ciudad
Imagen de los dirigentes del sector de Enseñanza de CSIF en Ceuta.
Imagen de los dirigentes del sector de Enseñanza de CSIF en Ceuta.  
Un 82% del profesorado considera excesivo el trabajo burocrático que se lleva a cabo en los centros educativos y que la evaluación por indicadores de logro o estándares se ha convertido en una tarea más burocrática que pedagógica.

El sector de Enseñanza de CSIF ha elaborado una encuesta dirigida al profesorado y, sobre todo, a los equipos directivos, para "llamar la atención" sobre el "problema" que a su juicio supone que los docentes de la ciudad deban asumir una carga "abusiva y excesiva" de "burocracia" en forma de "tareas no propias" y mientras "el Ministerio no hace nada al respecto".

Según los de Estefanía Lara, "la labor del personal docente comprende un sinfín de tareas que entrañan una burocracia abrumadora" y "cada vez más, los docentes tienen la sensación de que la excesiva burocracia les aparta de su verdadero sentido y cometido que no es otro, sino el desarrollo del proceso de enseñanza y aprendizaje". Todo ello "genera frustración profesional y hartazgo".

"Consideramos que la burocratización de los centros educativos y de la labor docente es un problema real que hay que abordar con seriedad, urgencia y al que hay que buscarle solución, por lo que lanzamos esta campaña para exigir al MEFP que reduzca la burocracia del profesorado", ha explicado en un comunicado.

La iniciativa del sindicato consiste en una encuesta en la que se le pregunta al profesorado su opinión sobre los trabajos burocráticos que hacen, si son excesivos, si hay medios y formación suficiente para llevarlos adelante, si es necesaria y útil esa tramitación burocrática, o si se podría reducir, entre otras cuestiones. La encuesta también indaga en si ese trabajo administrativo y burocrático interfiere en la actividad académica y pedagógica, si desmotiva profesionalmente, o si hace falta personal de administración y servicios para atender estas actividades.

Los resultados de la misma refleja que un 82% considera excesivo el trabajo burocrático que se lleva a cabo en los centros educativos y que la evaluación por indicadores de logro o estándares se ha convertido en una tarea más burocrática que pedagógica. También se constata con un 73,9%, que la burocracia interfiere negativamente en la labor docente y que, sería necesaria la contratación de personal administrativo y de servicios en todos los centros docentes. Por último, con un 91,3 % los centros consideran que determinadas tareas burocráticas requeridas por el MEFP se podrían simplificar o eludir.

Un "sinfín" de tareas

El trabajo del docente "comprende un sinfín de tareas que pueden o no estar directamente vinculadas con su actividad competencial". A cuestiones como la elaboración de programaciones de aula, de memorias de final de curso, todo lo relacionado con las evaluaciones del alumnado, reuniones de coordinación docente, o adaptaciones curriculares individualizadas, plan de refuerzo del repetidor, seguimiento de apoyo que se van haciendo más complejas, se suman otras tareas más "dudosas" desde el punto de vista docente.

Entre estas actividades "menos propias" del profesor está: recabar datos de comedores escolares, transporte escolar, programas MUSE, Pueblos abandonados, tramitación de becas o banco de libros, ayuda o control del absentismo escolar.

Además, los docentes se ven obligados a aplicar nuevas normas y leyes, cada vez más numerosas, teniendo que adaptar la documentación institucional, hasta que otra nueva ocurrencia —que suele surgir de quien no está a pie de aula y tampoco se preocupa de preguntar a quién está—, vuelve a trastocar la normativa. La mayor parte de las horas dedicadas a estas tareas no están recogidas y reconocidas por completo en el horario del profesorado ni son debidamente retribuidas.

CSIF señala que esta burocracia se incrementa por la realización de estudios y, la necesaria recopilación de datos estadísticos que ocultan un nulo reconocimiento de facto a la labor docente, piedra angular del sistema educativo, que sigue esperando la mejora de sus condiciones sociolaborales. "Nos mantenemos en una parálisis negociadora lamentable en un escenario en el que los recortes están asentados, con ratios elevadas y sin la reducción de horario lectivo tanto en Primaria como en Secundaria, tan necesario para los docentes ceutíes", ha remarcado.