PROYECTO PREMEDECE

Así se trabajará para evitar que los MENA de la calle se conviertan en víctimas o delincuentes

Así se trabajará para evitar que los MENA de la calle se conviertan en víctimas o delincuentes
Palomo, este martes, con parte de los asistentes a la primera jornada de formación.
Palomo, este martes, con parte de los asistentes a la primera jornada de formación.  

La Biblioteca Pública acoge desde este martes las sesiones formativas que, durante tres días, reúnen a los responsables, a la plantilla y a personal y entidades colaboradoras del Proyecto de Prevención de la Delincuencia de Menores Extranjeros Solos en las calles de Ceuta (PREMEDECE), la iniciativa que el Área de Menores de la Ciudad Autónoma ha echado a andar de la mano del Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología (IAIC) y el Observatorio Criminológico del Sistema Penal ante la Inmigración (OCSP), "los mejores", para “prevenir la delincuencia y la victimización” de los niños y adolescentes de la calle, migrantes.

La responsable del Área de Migraciones e Igualdad de Trato del Defensor del Pueblo, Elena Arce; la jefa del Área de Menores de la Ciudad, Toñi Palomo; y la profesora titular de Derecho Penal y Criminología de la UMA Elisa García, lideran el equipo encargado de formar a las cuatro mujeres con dominio de dariya contratadas para el proyecto, a una docena de policías locales y a personal de distintas instituciones y oenegés que este jueves empezarán a trabajar en la calle con “una intervención personalizada y especializada” sobre los menores que rechazan las medidas de asistencia de la Ciudad “por miedo a ser repatriados, por frustración del menor, por conflicto de intereses entre el menor y el centro de acogida, por falta de adaptación del centro a las necesidades del menor, por los atractivos de la calle, etcétera”.

“El reto” pasa por “encontrar soluciones individualizadas y duraderas que permitan su establecimiento a largo plazo en condiciones de normalidad y estabilidad” con una estrategia más allá de lo "policial" y lo "asistencial" Según han señalado Palomo y García, “si bien el objetivo general es reducir las situaciones de riesgo delictivo de los MENA en las calles, este necesariamente se alcanza a través de estrategias de protección e inclusión social”.

Las fases de ejecución del programa incluyen una primera de “diagnóstico” para “localizar y cuantificar a los extranjeros menores de edad que están solos en las calles para valorar de manera individualizada su situación”. Después se les “asistirá” para “dignificar su persona y vehicular el tratamiento a seguir” en las fases de “prevención de delitos” e “intervención”.

No se va a avanzar, aunque el proyecto también tiene su vertiente de "investigación", a ciegas, sino aplicando "metodologías que a nivel internacional se ha demostrado que funcionan". Los programas más exitosos, esto es, aquellos que funcionan en la reducción de la delincuencia juvenil, son los que tienen que ver "con un estilo educativo paterno/materno adecuado (parentalidad positiva), la mejora de las habilidades sociales y las intervenciones de componentes múltiples" como el programa 'Comunidades que se preocupan', que se centra en jóvnes que han abandonado la escuela, consumen drogas y cometen hechos delictivos y se orientan a reducir problemas relacionados con bandas juveniles callejeras.

En cualquier caso, pese a la ola de criminalización, según las últimas estadísticas más de la mitad de los jóvenes condenados penalmente en Ceuta durante el año pasado por la comisión de delitos no fueron MENA sino niños y adolescentes caballas.