El Consejo de Europa pide más formación para las autoridades y fuerzas del orden fronterizas ceutíes


El Consejo de Europa pide más formación para las autoridades y fuerzas del orden fronterizas ceutíes

- La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia lamenta que "no se imparte formación específica sobre la manera de llevar a cabo una entrevista de asilo"

- Se exige "una solución para los no ciudadanos que permanecen en Ceuta y Melilla una vez rechazadas sus solicitudes de asilo y no pueden ser deportados"

El cuarto informe sobre España de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI), dependiente del Consejo de Europa, refleja un panorama bastante más optimista sobre la atención y protección de los derechos de todas las minorías tanto en lo que se refiere al conjunto del país como a las dos ciudades autónomas con respecto al dibujo que pintó hace cinco años.

La ECRI lleva a cabo estudios como este, que acaba de ser presentado, por países "con el fin de analizar la situación del racismo y la intolerancia en cada uno de los Estados miembros y formular sugerencias y propuestas sobre cómo afrontar los problemas identificados". El texto ahora conocido es el resultado de la labor que se inició en enero de 2008 y en sus conclusiones se pone de relieve que desde febrero de 2006, cuando se publicó el anterior informe, hasta ahora "en España se han realizado progresos".

"Ha invertido recursos humanos y financieros en la lucha contra el racismo y la discriminación racial y se han tomado medidas para promover la integración de los no ciudadanos", se congratula la Comisión sobre los avances en nuestro país. En relación con Ceuta "toma nota complacida de que en 2005 las condiciones en los centros [de Estancia Temporal de Inmigrantes, CETI] de Ceuta y Melilla mejoraron y que, según las informaciones, son adecuadas" y deja patente también la caída en el número de indocumentados que intentan superar el perímetro fronterizo de ambas ciudades.

La ECRI también reconoce haber recibido "numerosos informes" que señalan "el pleno acceso al procedimiento de asilo para os solicitantes en las dos ciudades autónomas" y no tener constancia "sobre violaciones del artículo 3 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y el principio de no devolución".

El único pero que persiste es el relacionado con la formación de policías y guardias civiles. "La ECRI ha recibido numerosos informes que señalan que no ha habido mejoras por lo que se refiere a la formación de las autoridades fronterizas y las fuerzas del orden público en Ceuta y Melilla", advierte la Comisión, quien subraya que "no se imparte formación específica sobre la manera de llevar a cabo una entrevista de asilo". Eso sí, "no hay ninguna información sobre malos tratos".

"La carencia de formación y las deficiencias de procedimiento antes mencionadas inciden en la calidad del procedimiento de asilo y tienen consecuencias para la decisión sobre la admisibilidad de la solicitud de asilo", concluye la ECRI antes de lamentar que si tales peticioens son denegadas "la persona podría permanecer en Ceuta y Melilla varios años en espera de su deportación" como les ocurre a los 20 indios que actualmente están pendientes de ser devueltos a su país, para los que la Comisión pide "una solución".

Literalmente la Comisión "exhorta a las autoridades a que busquen una solución para los no ciudadanos que permanecen en Ceuta y Melilla una vez rechazadas sus solicitudes de asilo pero que no pueden ser deportados".

- Consulte, íntegro, el informe sobre España de la ECRI.