La Defensora del Pueblo pasa por Ceuta sin grandes reproches a la política migratoria en la ciudad


La Defensora del Pueblo pasa por Ceuta sin grandes reproches a la política migratoria en la ciudad

- Soledad Becerril considera "alta pero llevadera" la ocupación del CETI y, aunque considera ilegales las "devoluciones en caliente", recuerda que no está para "dar lecciones" sino para hacer "recomendaciones"

- Ha visitado las instalaciones del Jaral; la frontera, para la que reclama más medios y mejores infraestructuras; el perímetro; y los Centros de Menores 'Mediterráneo' y 'La Esperanza'

- A las repetidas críticas de su departamento a la gestión política del Padrón por parte de la Ciudad ni se ha referido

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, es comprensiva. El CETI lo ha encontrado con una ocupación "alta pero llevadera". En la frontera ha echado en falta mejores infraestructuras y más agentes pero ha recordado que Interior ya lo contempla y ha dicho a los que ha visto los ha apreciado atiendiendo "con afabilidad" a las personas. De la oficina para pedir asilo del Tarajal, que no ha sido utilizada nunca porque los migrantes subaharianos ni siquiera pueden llegar a ella, ha apuntado que su apertura es una buena noticia. Rechada las "devoluciones en caliente" pero no está para "dar lecciones" sino para "hacer recomendaciones" y a los reiterados reproches de su departamento a la gestión política del Padrón por parte de la Ciudad ni se ha referido.

La política ha citado a los periodistas en el Parador, donde ha reclamado este jueves “mayores esfuerzos” para incrementar las plantillas de la Policía Nacional y la Guardia Civil en la frontera de Ceuta para gestionar el “altísimo tráfico de personas y vehículos que soporta” aunque ha reseñado que "hemos visto que los agentes atienden con afabilidad a las personas en la frontera y hemos visitado las instalaciones habilitadas para la atención a posibles solicitantes de asilo, que existen y tienen personal formado para atenderlas”, ha añadido sobre unas dependencias que desde su apertura, hace casi dos años, no han podido ser utilizadas ni por un solo migrante.

Un poco más escandalizada se ha mostrado con respecto a la “indescriptible” situación ("es difícil hacer comentarios") de las mujeres marroquíes que sobreviven llevando todo tipo de mercancías adquiridas en la ciudad autónoma sobre sus espaldas a Marruecos.

Becerril se ha desplazado a Ceuta junto a su adjunto, Fernando Fernández Marugán, y a la técnica jefe del Área de Migraciones e Igualdad de Trato, Elena Arce, con quienes ha visitado por la mañana la frontera del Tarajal, el doble vallado que separa la ciudad española de Marruecos y el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) junto al delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull, y los mandos de Policía y Benemérita.

Ha dicho que las devoluciones “en grupo, masivas y sin verificar una serie de circunstancias individuales” de migrantes irregulares como las que se ejecutan en Ceuta “no están contempladas ni en la legislación española ni en los convenios internacionales” pero, pregutnada por si puede hacer algo al respecto más que constatarlo, ha advertido que su oficina “no está para dar lecciones a las Fuerzas de Seguridad sino para hacer recomendaciones”.

La Defensora ha adelantado que insistirá al Ministerio del Interior en la “necesidad” de mejorar las instalaciones y la dotación de recursos humanos en las dependencias fronterizas “aunque el ministro ya ha dicho que lo tiene previsto” y ha tildado de “alto pero llevadero” el nivel de ocupación en el CETI, que actualmente supera en un 50% su capacidad máxima operativa (512 plazas) y cuyos servicios “asistenciales, sociales y de seguridad” ha visto “correctos”.

“Esta es una ciudad con circunstancias complejas en la que hay que hacer mayores esfuerzos pese a que sabemos que la ciudadanía se comporta muy bien y comprende a quienes llegan aquí huyendo de otros lugares”, ha reflexionado Becerril en declaraciones a los medios antes de visitar con la consejera de Asuntos Sociales local, Adela Nieto; la jefa de Menores, Toñi Palomo; y el jefe de la Fiscalía, José Luis Puerta, los centros dedicados a la acogida de (MENA) y de entrevistarse con el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, con quien cerrará su agenda.