La Final de Copa del Rey y el puente afligen a la Flagelación y la Amargura


La Final de Copa del Rey y el puente afligen a la Flagelación y la Amargura

- Las hermandades del miércoles santo reciben mucho menos calor de los ceutíes del que disfrutó el Encuentro en una carrera oficial mermada en asistencia por el Madrid-Barça a la misma hora y el éxodo vacacional

- Incluye galería de Imágenes y un vídeo

Si el Medinaceli, Señor de Ceuta, caminó menos arropado que lo que en él es habitual el lunes, si el martes había hueco en la siempre abarrotada hasta los dátiles plaza de África para ver el Encuentro, todo hacía prever que este Miércoles Santo iba a ser uno de los más escasos en cuanto a acompañamiento de los pasos que se recuerdan. Y así fue.

Si bien, la fe y la Semana Santa, la Flagelación y la Amargura, cuanto menos empataron con el Real Madrid-Barça y con el éxodo vacacional de este puente al que se sumaron más ceutíes aún que los que ya habían salido aprovechando la Semana Santa.

Fútbol y puente afligieron a las hermandades pero no lograron hacerlas claudicar. Procesiones fáciles de ver este miércoles en la carrera oficial, también en la mayoría del recorrido. Había mucho sitio libre en el palco oficial. Cumplió el presidente de la Ciudad Autónoma, rodeado de buena parte de su equipo (ver foto en la galería).

Son en cualquier caso, la Amargura y la Flagelación cofradías honorables a su nombre; las que más han sufrido las inclemencias meteorológicas, el indulto o castigo divino del cielo en forma de lluvia –según se mire– en los últimos años, así que lo de hoy no era sino una prueba más.

Llevadera. Salieron y completaron su estación de Penitencia. Y lo hicieron al calor de los más fieles, amigos y cercanos a las hermandades y demostrando que son, además, de las hermandades y cofradías de la ciudad que cuentan con más cantera a juzgar por la cantidad de infantes que movilizaron tanto la Amargura como la Flagelación.

A las 19 horas en la angustiosa calle Teniente Pacheco no cabía un alfiler. En su salida el Cristo casi se lleva por delante a más de una feligresa que cuando quiso retroceder se vio atrapada entre el paso y la multitud y sin sitio para moverse. Expectación en los balcones y emotividad en un paso crudo y doloroso, pesado y tortuoso para los que van en la trabajadera que nada más salir han de sortear dos maniobras de tiralíneas y acto seguido y con los muslos aún resentidos de la salida afrontar la subida desde el pasaje Mina hasta la calle Real por Isabel Cabral y Agustina de Aragón.

Por eso la gente aplaude desde los balcones y abajo, antes incluso de buscar la foto, lo cuál es sin duda un logro de las hermandades. El paso ha tenido que ser restaurado después de que el año pasado le destrozara la madera y parte de su ornamentación la tromba de agua que les cogió nada más entrar en la calle Real sin alternativa para resguardarse.

Lució también la Amargura, las figuras más modernas en suma de cuántas desfilan en la Semana Santa ceutí. Sus esculturas son 2011 en el caso del Jesús Caído y de 1986 la Virgen de la Amargura.

Aún así el paso tiene vigor y cantera y se vio bien arropado en su travesía hasta la carrera oficial desde Villajovita. Aunque para esa hora, para la hora de la entrada en la Gran Vía, cantar más gente en Ceuta el gol de Di María que los elogios de rigor a la Virgen y los costaleros.

La Amargura puede además presumir de banda de música, excepcional en su propuesta de este año, muy mejorada sobre ediciones anteriores. La Flagelación procesionó escoltada por una banda importada de Jaén que estuvo a la altura de la imagen del Jesús de la Flagelación

Jueves Santo

Este jueves sale la Encrucijada a las 18 horas de San José, que volverá a sacar al Cristo con costaleros (llegada a la carrera oficial a las 22.10); a las 19.30 las Penas desde la trasera de la Iglesia de San Francisco (entrada en la carrera oficial a las 22.30 horas); el Cristo de la Vera Cruz desde la Iglesia de África a las 21.30, entrada en la carrera oficial a las 21.45; y ya en la madrugada del viernes, el Descendimiento en la tradicional procesión del silencio desde el oratorio de la Santa Cruz en el pasaje del Silencio cuando pasen cinco minutos de la media noche. Su llegada a la Gran Vía se prevé a la 1.55 de la madrugada.